MCLAREN LOS MAESTROS DE LA VELOCIDAD

UN CAMINO SINGULAR HACIA EL ÉXITO

"La vida se mide en los logros que alcanzas, no solo en años" Bruce McLaren

Antes de McLaren Mercedes, las escuderías de F1 concentraban sus recursos en la consecución de un único objetivo: ganar el Campeonato Mundial de Constructores de Fórmula 1.

Desde que McLaren, el único equipo que se ha convertido en un fabricante de turismos, ganara la Indianapolis 500, la Can Am y las 24 Horas de Le Mans, además de cuatro campeonatos del mundo de Fórmula 1 consecutivos tanto de pilotos como de constructores, las escuderías han tenido que ponerse las pilas y ampliar sus ambiciones.

...IGUAL QUE TAG HEUER


En 1963, un joven de 26 años llamado Bruce McLaren empezó a construir bólidos de carreras en un pequeño taller en Surrey (Inglaterra)...

Ya se había labrado una reputación como piloto en su Nueva Zelanda natal y también en los Estados Unidos, y el año anterior había ganado el Gran Premio de Mónaco. Tres años después, al volante de un Fórmula 1 construido con sus propias manos que llevaba su nombre, volvió a ganarlo. Cuatro años después murió en una violenta colisión mientras probaba su más reciente diseño. "La vida se mide en los logros que alcanzas, no solo en años", escribió una vez, refiriéndose a un compañero caído. Es un epitafio perfecto para él. El legado de sus logros no tiene parangón en el mundo del automovilismo. Su Centro Tecnológico McLaren, en el que trabajan más de 2000 personas, fabrica, además de los bólidos de F1, los supercoches más codiciados del mundo, y su escudería suma 182 victorias, 15 de ellas en Mónaco, más que cualquier otra escudería en la historia de la Fórmula 1. McLaren es además la escudería de mayor éxito en la Fórmula 1 desde su debut en 1966. Fue la dominadora de las series Can Am de Norteamérica, con 43 victorias entre 1967 y 1972, ganó el Indy 500 tres veces entre 1972 y 1976, y también se llevó las 24 horas de Le Mans en su primera participación en 1995. Los pilotos de la escudería, como Emerson Fittipaldi, James Hunt, Niki Lauda, Mika Hakkinen, Kimi Räikkönen, Lewis Hamilton, Fernando Alonso o Jenson Button, son todos ellos celebridades y leyendas del automovilismo. Dos de ellos, Alain Prost y Ayrton Senna, mantuvieron la mayor rivalidad en la historia del automovilismo. Ellos, como la escudería por la que competían, y como TAG Heuer, son representantes de todos los valores positivos de las carreras: coraje, ambición, visión y capacidad para luchar más que los demás, sin ceder jamás ante la presión, sean cuales sean las circunstancias.

LEER MÁS