Relojes suizos de lujo para caballero y señora
Relojes de caballero y señora fabricados por TAG Heuer

Cada reloj es un dechado de ingeniería de precisión, calidad y tradición deportiva. Este es el linaje de TAG Heuer, un legado sobre el que TAG Heuer asienta su liderazgo mundial en relojes y cronógrafos deportivos de lujo.

Los relojes suizos son famosos por su calidad y precisión. Y en el mundo de los relojes suizos, los relojes de marca para caballero y señora TAG Heuer son famosos no solo por su calidad y precisión, sino también por su diseño de vanguardia y su avanzada tecnología, por una tradición deportiva que inspira la búsqueda de la excelencia, y por la calidad de sus materiales.

Desde 1860, cuando Edouard Heuer abrió su primer taller en las montañas suizas, TAG Heuer ha sido siempre el pionero en el dominio de la precisión de los cronógrafos hasta las más ínfimas fracciones de segundo, y ha asombrado a los clientes y a la industria relojera con relojes como el Mikrograph de 1916, el primer cronómetro deportivo del mundo con precisión de una centésima de segundo. O más recientemente con el Mikrotimer Flying 1000, el único cronógrafo mecánico capaz de medir e indicar las milésimas de segundo. O en 2012, cuando el Mikrogirder Concept Watch maravilló al mundo con su precisión sin precedentes (cinco diezmilésimas de segundo). Hoy, TAG Heuer es la única marca de relojes suizos capaz de fabricar cronógrafos mecánicos y automáticos con esta fenomenal precisión de fracciones de segundo.

A lo largo de su historia, TAG Heuer ha estado siempre a la vanguardia del tiempo en tierra, mar y aire. Las innovaciones de TAG Heuer, desde los indicadores de la fecha a las agujas fly-back, han sido adoptadas por los principales fabricantes de relojes deportivos de lujo de todo el mundo. Fue Edouard Heuer quien inventó en 1886 el piñón oscilante para el Microtimer, un avance ahora fundamental en prácticamente la totalidad de los cronógrafos mecánicos contemporáneos. En 2004, el Monaco V4 concept watch reinventó el tiempo con las correas graduadas y los rodamientos de bolas, lo que le granjeó una muy entusiasta acogida en Ginebra.

Esta tradición de innovación premiada continúa con el TAG Heuer Pendulum de 2010. Un concepto tan revolucionario que subvirtió un principio vigente durante 300 años en la fabricación de relojes: el mecanismo de rueda de volante y muelle de espiral. Por primera vez en la historia de la relojería, las oscilaciones del volante no son generadas por un muelle de espiral, sino por un campo magnético. Una hazaña increíble. ¿De dónde viene la inspiración?

De una herencia rica y una implicación activa en el mundo del deporte. La larga relación de TAG Heuer con el automovilismo ya es leyenda: la escudería Ferrari en la década de 1970, los últimos 25 gloriosos años de McLaren en la Fórmula 1... El TAG Heuer Formula 1, el Monaco, el Carrera y el Grand Carrera Chronograph deben su rendimiento impecable a esta atracción por la velocidad y las prestaciones. Cada reloj es una obra maestra de diseño y fabricación, rendimiento y precisión.

Y del mundo acuático (vela, regatas oceánicas y submarinismo) procede el Aquaracer, el reloj deportivo indispensable. Los miembros del ORACLE Racing Team lucen orgullosos el Aquaracer en sus muñecas en su pugna por alzarse con la Copa América. Los valores del equipo (alto rendimiento y total precisión) se ven reflejados en su relación de colaboración con TAG Heuer.

Esta pasión por el deporte profesional llevó también al desarrollo de un modelo ultraligero, el Professional Sports Watch, y de la emblemática serie LINK. Y TAG Heuer, siempre en busca de la innovación, el rendimiento y el prestigio, se propone llegar aún más lejos. Una carrera en pos de la excelencia que se refleja en sus colaboraciones con campeones deportivos, embajadores de gran prestigio como la tenista Maria Sharapova o el campeón de Fórmula 1 Jenson Button. La glamourosa Cameron Diaz, el emblemático Steve McQueen, el actor chino Chen Dao Ming o el indio Shah Rukh Khan forman también parte de la carismática nómina de embajadores de TAG Heuer, todos ellos poseedores de los valores de integridad, pasión y excelencia que caracterizan a la marca.

Los relojes TAG Heuer para caballero combinan la innovación y el dominio de la precisión propios de la marca con su linaje de competición y materiales de la máxima calidad. Las mujeres también aprecian los valores de TAG Heuer de rendimiento y fiabilidad. Desde sus inicios, TAG Heuer ha diseñado relojes de mujer. Los relojes TAG Heuer para señora emplean materiales de lujo como diamantes, cerámica y madreperla para realzar la feminidad de sus portadoras con diseños elegantes y del máximo glamour.

Mikrotimer Flying 1000

Gran Premio de Relojería de Ginebra

El cronógrafo mecánico más remarcable hasta el momento de la relojería suiza, el primer cronógrafo mecánico capaz de medir e indicar milésimas de segundo, consigue el codiciado Premio "Mejor Cronógrafo Deportivo" en el Gran Premio de la Relojería de 2011 de Ginebra

Con este 7º Gran Premio de la Relojería de Ginebra en sólo 10 años, TAG Heuer confirma su dominio sin parangón de los relojes extremadamente complejos.

 

El Mikrotimer Flying 1000, el reloj mecánico más rápido del mundo hasta ahora, ha sido votado como el "Reloj Suizo del Año 2011" en la prestigiosa categoría "Deportivos" del Gran Premio de Relojería de Ginebra.

 

"Nuestro equipo de I+D reescribió literalmente el manual de taller con este reloj" dijo un orgulloso Jean-Christophe Babin, Director Ejecutivo de la marca Suiza. "El Mikrotimer supera todo lo que nadie del sector creía posible. Representa un salto cuántico que empuja la relojería hacia un paradigma totalmente nuevo. Más que nunca, TAG Heuer es el líder de los cronógrafos mecánicos de gama alta y de las frecuencias ultraaltas. Nuestra exclusiva gama comercial de cronógrafos mecánicos, que miden hasta la décima, la centésima y la milésima de segundo respectivamente, han ganado todos el Gran Premio de la Relojería de Ginebra. Muy pocas marcas de relojes suizos han recibido este honor de forma tan regular".

 

500 Hz a 3,6 millones de latidos por hora

 

La revolucionaria velocidad y frecuencia ultraalta del mecanismo de fabricación propia del Mikrograph baten todos los récords de la relojería. La mejor marca anterior la consiguió también TAG Heuer en marzo de 2005 con el modular Calibre 360 y la reconfirmó en enero de 2011 el Mikrograph 100 de TAG Heuer, con indicación mediante aguja central integrada, el primer y único cronógrafo mecánico jamás comercializado capaz de ofrecer una precisión de una centésima. El Mikrotimer Flying 1000 consigue la increíble marca de ser diez veces más veloz, de forma que es 125 veces más rápido que el 99% de los mejores cronógrafos suizos mecánicos. ¡Su aguja cronográfica central realiza una rotación completa diez veces por segundo!

 

Avances con la patente solicitada

 

El Mikrotimer incorpora dos escapes y no tiene sistema de embrague ni rueda de contrapeso. Puede leerse con facilidad: décimas, centésimas, milésimas y minutos de un vistazo. Su tecnología de punta incluye una transmisión palanca/rueda dinámica y un sistema de lanzadera-cubo-freno basado en rebotes. Doce solicitudes de patente que cubren los distintos aspectos de la medición de tiempo con una doble gama de altas frecuencias protegen esta y otras nueve revolucionarias innovaciones.

 

Además, el Mikrotimer es sorprendentemente bello, con una caja recubierta de carburo de titanio negro, cuernos de titanio y movimiento tratado con rutenio negro.

 

"Heuer está obsesionada por la precisión y no dejará de seguir innovando en este campo, que representa la verdadera esencia de la relojería de alta calidad."