DEMPSEY RACING CARRERA

UN CAMINO SINGULAR HACIA EL ÉXITO

"Hay que seguir trabajando, no perder la concentración, no rendirse jamás y hacer lo que te entusiasme por encima de todo lo demás."

Patrick DempseyAntes de Patrick Dempsey, pocas estrellas de Hollywood eran buenas tanto en los platós como al volante. Y menos aún eran capaces de ganar premios en ambas disciplinas.

Patrick Dempsey es incluso más excepcional: es el actor-piloto más importante de nuestro tiempo, su escudería Dempsey Racing es un fijo de los circuitos de carreras tanto europeos como estadounidenses, y está decidido a pisar el podio de la más prestigiosa carrera de resistencia del automovilismo: las 24 Horas de Le Mans. ¿Cómo? Dando rienda suelta a su pasión, y no cediendo jamás ante la presión.

...IGUAL QUE TAG HEUER


Uno de los mayores actores-piloto de la historia, el embajador de TAG Heuer Steve McQueen, protagonista del clásico de carreras Las veinticuatro horas de Le Mans, se atrevió a tomar parte en la agotadora prueba de resistencia de las 12 Horas de Sebring. Ahora, Patrick Dempsey está decidido en dar un paso más allá del legado cinematográfico de McQueen...

Patrick, uno de los actores de cine y televisión más cotizados en la actualidad, está al frente no solo de la clasificación del "hombre vivo más sexy" sino también de Dempsey Racing, escudería con la que ha subido al podio en el Circuito de las Américas, en Laguna Seca y en la Petit Le Mans. Su equipo ha corrido en la agotadora carrera a campo traviesa Baja de Daytona, y este año participarán en la edición de 2014 del campeonato IMSA TUDOR United SportsCar. Su mirada, no obstante, está puesta en las 24 Horas de Le Mans, el trofeo más codiciado en el mundo de las carreras de resistencia. El protagonista de la serie Anatomía de Grey y ganador de un Emmy participó por primera vez en las 24 Horas de Le Mans en 2009, quedando en novena posición en la categoría GT2 junto a su copiloto Patrick Long. El año pasado volvió a competir, obteniendo una cuarta plaza en la categoría GTE-A al volante de un Porsche 911 GT3 RSR, la versión puesta al día del bólido que Steve McQueen pilotó en Las veinticuatro horas de Le Mans. Este año ha acabado en quinta posición. Y el año que viene regresará, porque Patrick Dempsey, igual que TAG Heuer, jamás se rinde. Solo sabe que hay que trabajar más duro. Al igual que TAG Heuer, es un rompedor de moldes que rechaza los límites y jamás cede ante la presión.

LEER MÁS