CARA DELEVINGNE LA IT GIRL

UN SINGULAR CAMINO AL ÉXITO

«No quiero tener que escoger, ¿por qué debería hacerlo? Me quedo con todo. Ya descansaré cuando me muera.»

Antes de Cara Delevingne, las top models se limitaban a clavar su mirada desde las portadas de las revistas y a caminar por las pasarelas.

Leíamos sobre ellas pero raramente oíamos sus voces o conocíamos su manera de pensar, ni las veíamos hacer muecas graciosas, o soltarse el pelo, o cantar y actuar de forma ni remotamente parecida a Cara Delevingne. Una belleza impresionante y un gran talento que hace que todo parezca fácil y que jamás cede ante la presión.

...IGUAL QUE TAG HEUER

Cara Delevingne es un espíritu libre que desafía las reglas. Al igual que TAG Heuer, pone en entredicho las convenciones y jamás cede ante la presión.
Cara Delevingne, nacida en Londres en el año 1992 bajo el signo de Leo, actriz, músico y miembro de la alta sociedad,

es la nueva dueña y señora de la jungla mediática, la portavoz de las it-girls de la nueva generación conectada a la red y la top model más popular del momento. Pero lo más estimulante de ella es su forma descarada de desenvolverse por unos mundos sometidos a tanta presión, combinando un aire de realeza de cuento de hadas (dos de sus antepasados fueron Lord Mayor de Londres) con una sencillez y una honestidad supernaturales, y desafiando a todos a aceptarla tal como es. El lado más travieso de su intrépida personalidad se advierte en su presencia constante en las redes sociales, y su capacidad para llenar un salón, o la pantalla cinematográfica, o los altavoces del equipo de sonido tan solo siendo ella misma, le permite no limitarse a ser simplemente otro rostro bonito y obsequiarnos con su forma de ser plena, extraordinaria, irreverente y tremendamente atractiva. Cara Delevingne es, como TAG Heuer, una verdadera rompedora de moldes, que se salta las barreras de los convencionalismos con creatividad y pasión, y que jamás cede ante la presión.

LEER MÁS

OTROS EMBAJADORES

TAG Heuer lleva más de 150 años superando con éxito todos los retos a los que se ha enfrentado. La Manufactura ha puesto en entredicho las convenciones tradicionales de la industria relojera suiza, lo que le ha permitido alcanzar los más altos niveles de precisión y rendimiento. Estableciendo sus propias reglas, escogiendo su propio camino sin dejar nunca de avanzar, sin realizar la menor concesión ni ceder jamás ante la presión, como sus embajadores.