MÁXIMA PRECISIÓN

La esfera constituye el principal elemento estético del reloj. Debe transmitir información con claridad y mantener su atractivo. La fabricación de una esfera es increíblemente complicada, y requiere numerosas técnicas de producción. Las esferas se elaboran con latón. Sin embargo, antes de utilizar el metal es necesario calentarlo a 750°C para ablandarlo. El latón se introduce en una prensa de estampado de forma continua, y se somete a una inmensa presión, en ocasiones de hasta 400 toneladas. En la parte inferior de la esfera se introducen unos pies que permiten su posterior fijación al movimiento. Para elaborar los patrones de la superficie de la esfera y embellecerla, se utiliza una técnica de prensado basada en la aplicación de grandes fuerzas. La superficie de la esfera se perfora con una serie de orificios que sirven para distintos propósitos. El orificio central, por ejemplo, permite que el piñón del cañón se adentre en la esfera y conecte con la aguja de las horas y la de los minutos.

GALVANOPLASTIA

TAG Heuer fabrica relojes que presentan una amplia variedad de tonos de esfera. Los colores se aplican mediante galvanoplastia, un proceso que además evita que la superficie de la esfera se deteriore. Aunque el color principal de la esfera se obtiene mediante galvanoplastia, en ocasiones es necesario aplicar otros detalles de color, como el emblema de TAG Heuer.

DISTINTIVOS

A la superficie de la esfera se le aplican pinturas especiales utilizando una máquina de tampografía. Un relojero cualificado garantiza que a la membrana de la esfera se le aplica una cantidad de pintura adecuada. La pintura se seca rápidamente, lo que evita que los textos o motivos aplicados se manchen. Las máquinas de última generación que emplea TAG Heuer pueden aplicar hasta cinco colores seguidos a la superficie de la esfera.

LEGIBILIDAD

Los índices, que muestran la hora, se integran a mano en la superficie de la esfera, generando un atractivo efecto de profundidad. Las hebillas de la parte inferior de los índices atraviesan los orificios perforados en la superficie de la esfera. Para unir los índices al dial se utiliza el láser. Un atributo fundamental de los relojes TAG Heuer es su legibilidad, incluso en condiciones de escasa iluminación. La Super-LumiNova® es un pigmento que brilla en la oscuridad. Este material se aplica a los índices y las agujas con una jeringa. A continuación, se examina la esfera bajo una luz ultravioleta para comprobar si es legible incluso en ausencia total de iluminación. Una vez que la esfera está lista, se introduce en un contenedor sellado y se envía al departamento de ensamblaje.

Newsletter

¿Quiere descubrir nuestras novedades? Suscríbase a nuestra newsletter y sea el primero en descubrir todas las noticias de TAG Heuer.

Encuentre la boutique más cercana

Encuentre la dirección y el horario de apertura de una tienda próxima.

Encontrar una boutique