J-LEAGUE

UN POCO DE HISTORIAUN POCO DE HISTORIA

La fiebre del fútbol se extiende con rapidez por el país del Sol Naciente. Cada nueva temporada, multitudes de aficionados llenan los estadios del archipiélago. Los japoneses visten las gradas de los estadios con los colores del club de sus amores para jalear a sus jugadores favoritos, que compiten en el torneo más prestigioso del país: la J.LEAGUE.

Desde su inauguración en 1993, este campeonato ha alcanzado una madurez equiparable a la de los campeonatos europeos, gracias a sus numerosos centros de entrenamiento y a la experiencia aportada por los jugadores internacionales. Los 54 clubes más importantes de Japón luchan por el título, poniendo a prueba sus límites tanto físicos como técnicos.

Tácticamente, los jugadores también compiten en habilidades, fortaleza y precisión para ganar y contagiar su pasión por el fútbol a un público lo más amplio posible. Unas características y un espíritu de autosuperación compartidos por TAG Heuer, una compañía ya muy comprometida con el mundo del fútbol.

La marca relojera suiza, cronometrador oficial de la J.LEAGUE para esta temporada, es la referencia en el cronometraje de los partidos y en la realización de acciones en el tiempo de juego reglamentario. Una primicia en la historia del campeonato.