OK
 
By TAG Heuer, TAG HEUER TEAM —  29 Sep 2015

TAG Heuer da la bienvenida a Kei... en rosa

Ni la incesante lluvia que caía sobre Tokio desde primeras horas de la mañana pudo impedir que una multitud recibiera a Kei en su regreso a su país. Con las cámaras de televisión situadas frente a nuestra histórica boutique de Tokio, el Jaguar negro de Kei apareció de repente en la avenida Omotesando. Kei se acercó caminando por la calle, saludando sonriente con la mano a los curiosos que se arremolinaban alrededor de quien es ya el deportista más popular de Japón.

En la boutique de la avenida Omotesando se había instalado una pantalla gigante en la que se proyectaba la historia de los cuatro años de colaboración entre el mejor tenista japonés de la historia y TAG Heuer, y Kei estampó orgulloso su firma en la ventana de la boutique en homenaje a esta relación.

Fue también la ocasión para Kei de lucir por primera vez el Aquaracer AIR-K 3, la tercera edición limitada japonesa en colaboración, un reloj que, en menos de 3 semanas desde su lanzamiento, se ha convertido en el número 1 en ventas en nuestras tiendas.

Pero en este día no solo se celebraba el regreso de Kei a Japón. Exactamente una semana antes del lanzamiento de la campaña del Lazo Rosa 2015, TAG Heuer y Kei han decidido unir fuerzas en la lucha contra el cáncer de mama.

Kei, que juega todos sus partidos con este reloj deportivo profesional en la muñeca, declaró que durante la semana que dura la disputa del Open de Japón, del 5 al 11 de octubre, luciría la versión en rosa del reloj como muestra de apoyo a la campaña.

Durante esos días, todo su equipo, incluido su entrenador Michael Chang, llevará en la muñeca el modelo en rosa del reloj deportivo que se está convirtiendo en uno de los rasgos característicos de Kei. TAG Heuer había anunciado la donación de parte de las ventas del WAE1114 durante ese periodo a la campaña del Lazo Rosa.

Tras este solemne momento, llegó el clímax de la velada. Kei se llevó una enorme sorpresa al ver al vicepresidente de TAG Heuer Luc Decroix, que viajó especialmente para la ocasión, presentarse nada menos que con un queso de 25 kilogramos de las montaña suizas. Fue la primera vez que tanto Kei como el resto de los asistentes veían un queso Gruyere entero. Kei, como un verdadero miembro de la familia TAG Heuer, compartió el papel de maestro de ceremonias con Luc Decroix, antes de repartir él mismo entre los complacidos periodistas trozos de queso y copas de champagne.