OK
 
By TAG Heuer, TAG HEUER TEAM —  18 May 2015

Festival de Cannes: TAG Heuer, colaborador natural de la película “Steve McQueen: The Man & Le Mans”

Para TAG Heuer, su presencia en el estreno de la película "Steve McQueen: The Man & Le Mans" al lado de Chad McQueen, el hijo de Steve McQueen, y de todo el equipo que la han hecho una realidad, fue algo legítimo y natural.

El documental, que pone de manifiesto la pasión de McQueen por el mundo de las carreras automovilísticas con imágenes de la ahora legendaria película "Le Mans" y escenas inéditas cedidas por su hijo Chad, nos permite redescubrir a un Steve McQueen vistiendo su mono de piloto Heuer y luciendo en la muñeca su famoso reloj Monaco, el cronógrafo automático de forma cuadrada por aquel entonces recién comercializado y convertido desde ese momento en un icono de la marca.

Cuenta la historia que, cuando el rodaje dio comienzo en 1970, Steve McQueen insistió en llevar el mismo mono de piloto que el campeón Jo Siffert, un amigo de Jack Heuer que ejercía de asesor para la película, además de ser embajador de la compañía relojera Heuer. Este tipo de respaldo era entonces un concepto nuevo en la industria, un atisbo de la expresión ‘Avant-Garde' del logotipo de la actual TAG Heuer.

Chad McQueen, quien hace nueve años sobrevivió a un accidente cuando pilotaba en el circuito de Daytona, dijo una vez las luces se encendieron tras el estreno del documental: "La película es auténtica. Realmente capta la esencia de lo que mi padre trataba de lograr con la filmación de 'Le Mans'. Quiero dar las gracias a sus directores, Gabriele Clarke y John KcKenna, por el magnífico trabajo que han realizado."

Tras la exhibición de la película tuvo lugar un acto de celebración especial que contó entre sus numerosos asistentes con los pilotos de carreras Mark Webber y Mitch Evans, quienes en tres semanas estarán en la línea de salida de las 24 Horas de Le Mans.

Por supuesto, Chad McQueen lucía el reloj original de la película, un TAG Heuer Monaco que luego se convirtió en el centro de atención de la velada resplandeciendo tras el cristal de una vitrina, una verdadera demostración de que los iconos, por definición, superan la prueba del paso del tiempo.

AdChoices