OK
 
By TAG Heuer, TAG HEUER TEAM —  24 Aug 2016

¡El programa chino de exploración de Marte, previsto para 2020, en hora gracias a TAG Heuer!

De John Glenn al programa chino de exploración de Marte: TAG Heuer toca las estrellas con su apoyo a la audaz misión china de exploración del planeta rojo.


Ceremonia de presentación del "Mars Rover" y convocatoria mundial para el bautizo de la misión y el diseño del logotipo


Conozca el desafío. Explore Marte. #DontCrackUnderPressure es, más que una afirmación, un estado mental.


Los vuelos espaciales se incorporaron a la lista de logros de la humanidad en el siglo XX, tras una serie de avances tanto en el ámbito teórico como en el práctico. China se ha revelado como una notable potencia espacial, misiones tripuladas incluidas.


El programa de exploración de marte que China ha puesto en marcha cuenta ahora con TAG Heuer como cronometrador oficial, un acuerdo que se inaugura con la convocatoria mundial para el diseño del logotipo y la presentación del diseño exterior del muy esperado primer Mars Rover de China.


En la conferencia de prensa que se celebra hoy en presencia de Jean-Claude Biver, director general de TAG Heuer y presidente de la división de relojería y joyería de LVMH, el Sr. Jizhong Liu, director del programa de exploración lunar y el centro de ingeniería espacial dependiente de la Administración Estatal de Ciencia, Tecnología e Industria para la Defensa Nacional de China, y el Sr. Rongqiao Zhang, diseñador jefe de la misión de exploración de Marte, TAG Heuer tiene el honor de convertirse en socio de esta convocatoria mundial, en línea con el total compromiso de la Manufactura con el programa chino de exploración de Marte.

TAG Heuer, primer reloj en el espacio en la muñeca de un estadounidense en 1962.


TAG Heuer es el abanderado de la vanguardia suiza desde hace 155 años. La vanguardia es nuestra cultura y nuestra filosofía. El exclusivo linaje de TAG Heuer hunde sus raíces en la constante búsqueda de la superación de los límites y las reglas: aprovechar la fortaleza mental para superar los límites tecnológicos con el fin de crear relojes con auténtico espíritu de competición. La marca ha cambiado el curso de la historia de la relojería, especialmente en el desarrollo de cronógrafos mecánicos de precisión inigualable.


El 20 de febrero de 1962, TAG Heuer se convirtió en la primera marca relojera suiza en el espacio, de la mano de un astronauta estadounidense. "¡El reloj está en marcha!" Con esta palabras, John Glenn puso en marcha su cronómetro mientras se convertía en el primer astronauta estadounidense que lograba completar el primer vuelo orbital tripulado de EE. UU. en su cápsula Mercury, Friendship 7.


Este cronómetro, fabricado por TAG Heuer en Suiza, se modificó añadiéndole correas elásticas que permitían ajustarlo sobre la manga del traje espacial de Glenn. Tras los fracasos de otras marcas de relojes en los primeros vuelos de Alan Shepherd y Virgil "Gus" Grissom, el reloj TAG Heuer fue seleccionado por la NASA debido a su capacidad para resistir la gran magnitud de las fuerzas G del despegue. Este cronómetro se conserva ahora en el Museo Nacional del Aire y el Espacio del Instituto Smithsoniano, mientras que su réplica se exhibe en el museo TAG Heuer de La Chaux-de-Fonds.


En mayo de 2012 TAG Heuer envió su nuevo cronógrafo Carrera Calibre 1887 SpaceX a una misión orbital. La compañía SpaceX llevó el reloj a la Estación Espacial Internacional para probar su fiabilidad y precisión en las condiciones más extremas jamás experimentadas por un reloj.


El 12 de julio de 2016, TAG Heuer anunció su colaboración con el programa aeroespacial ZeroG de S3 (Swiss Space Systems). El reloj TAG Heuer S3 sirve de salvoconducto para acceder al vuelo y tener la oportunidad de experimentar la gravedad cero.


TAG Heuer, que siempre ha seguido de cerca el desarrollo de la industria espacial, ha afrontado todos los desafíos tecnológicos, incluidos los desafíos espaciales, con su insuperable función de cronometraje. En 1887 Edouard Heuer cambió para siempre el curso de la relojería con la invención del piñón oscilante, que sigue siendo hoy día un componente fundamental de los cronógrafos. En el transcurso del siglo XX, TAG Heuer ha roto sucesivamente todas las marcas de precisión en el cronometraje, pasando de medir centésimas de segundo a milésimas de segundo e incluso hoy día a diezmilésimas de segundo, en una constante redefinición de los límites de la relojería.

A partir de la década de 1960, la intensidad de la carrera espacial ha ido creciendo de manera constante.


La conquista del espacio ha dejado de ser solo un sueño gracias al rápido desarrollo de la ciencia y la tecnología aeroespacial modernas. A partir de la década de 1960 la carrera espacial ha ido creciendo en intensidad de manera constante. Cada satélite lanzado con éxito a lo largo de la historia se ha convertido en nuestros ojos en el espacio, un silencioso vigilante del vasto universo.


Tras su fundación, el Comité de la Industria Espacial Nacional China decidió priorizar la investigación y el desarrollo de tecnologías de cohetes como parte de sus proyectos clave. El 8 de octubre de 1956 se fundó la Quinta Academia del Ministerio de Defensa Nacional de China, el primer instituto del país dedicado a la investigación en materia de misiles y cohetes. En mayo de 1958, el gobierno central chino decidió dar luz verde al desarrollo de satélites artificiales. Los incesantes esfuerzos de los científicos espaciales de élite chinos dieron como fruto el primer satélite artificial terrestre chino, que se lanzó el 24 de abril de 1970. En 2003, China completó su primer vuelo espacial tripulado; en 2007 se lanzó el primer orbitador lunar chino; y en 2013 alunizó con éxito la primera sonda lunar china, que lleva 19 meses trabajando en el espacio, lo que constituye un récord de permanencia en funcionamiento en la Luna.


En una conferencia de prensa del consejo estatal celebrada el 22 de abril de 2016, Xu Dazhe, jefe de la Administración Nacional Espacial china, confirmó oficialmente la misión a Marte, que en 2020 pondrá en la órbita del planeta rojo una sonda no tripulada que por primera vez estudiará el suelo, el medio ambiente y la atmósfera marcianos.


Esta es una de las misiones de exploración espacial más importantes para China desde sus vuelos tripulados de exploración lunar. Al contrario que las primeras expediciones de EE. UU. o Rusia a Marte, el primer programa chino de exploración del planeta rojo incluye la puesta en órbita, el aterrizaje y el despliegue de un vehículo explorador en una sola misión. Según el plan, poco tiempo después de entrar con éxito en la órbita de Marte, el vehículo de aterrizaje, con el vehículo explorador en su interior, se separará del vehículo orbitador e iniciará su descenso a la superficie del planeta. Tras el aterrizaje, el vehículo explorador deberá llevar a cabo operaciones autónomas de una mayor exigencia. Los requisitos de orbitaje y aterrizaje plantean nuevos y difíciles retos al diseño de la trayectoria del vehículo.


En su punto más distante, Marte se encuentra nada menos que a 400 millones de kilómetros de la Tierra, mientras que la distancia media entre la Tierra y la Luna es de 384 000 km, lo que hace de la expedición a Marte un reto mucho más ambicioso que el alunizaje y la exploración lunar. Esta mayor distancia requiere tasas de transmisión más altas y plantea mayores dificultades al control remoto del vehículo explorador sobre la superficie marciana. Además, en comparación con la Luna, Marte recibe menos luz solar, bloqueada en mayor medida por el polvo de su atmósfera, lo que dificulta aún más el suministro de energía al vehículo explorador.

Conozca el desafío; explore Marte.


Este ambicioso programa, cuyo lanzamiento está previsto para 2020, se propone explorar la topografía, el suelo, el medio ambiente y la atmósfera de Marte, así como la distribución del hielo y el agua, los campos físicos y la estructura interna del planeta.


Con respecto al apoyo brindado al programa chino de exploración de Marte, Jean-Claude Biver, director general de TAG Heuer y presidente de la división de relojería del grupo LVMH, comentó: "La exploración de Marte es una de las misiones más importantes en el afán de la humanidad por conquistar el espacio. El apoyo de TAG Heuer al programa demuestra la creencia de la Manufactura en el eterno sueño de la conquista espacial del ser humano. Es un honor y un privilegio apoyar este sueño, el próximo salto de gigante en la historia de la humanidad."


Liu Jizhong, subcomandante del proyecto de la primera sonda de China en Marte y rector del Centro de Exploración Lunar e Ingeniería Aeroespacial, subrayó: “Estamos encantados de trabajar con la primera marca relojera suiza en salir al espacio. El cronometraje es un aspecto de vital importancia en la industria aeroespacial. TAG Heuer proporciona un cronometraje preciso, y en particular, no teme enfrentarse a nuevos retos, rasgo que comparte con los astronautas chinos. Está previsto que China aterrice en Marte alrededor de 2020. Aunque queda un largo camino por delante, los intrépidos astronautas chinos harán historia. Esperamos ansiosos a que llegue ese emocionante momento."


La primera misión de exploración de Marte consistirá en la entrada en la órbita marciana y el posterior aterrizaje y despliegue de un vehículo explorador. Satisfacer con éxito estos tres objetivos en una sola misión constituye un enorme reto, a la altura del espíritu #DontCrackUnderPressure de TAG Heuer y en línea con la permanente fuerza impulsora del progreso de la humanidad.