OK
 
By TAG Heuer, TAG HEUER TEAM —  28 Jun 2017

ATERRADOR ASCENSO A LAS NUBES

En el punto más alto de la parte sur de la cordillera Frontal de las Montañas Rocosas, los pilotos ascienden en dura pugna contra el reloj por la despiadada ruta de la Pikes Peak International Hill Climb.

mobile_title_border

La emblemática “Broadmoor Pikes Peak International Hill Climb”, cuyo cronometrador oficial es TAG Heuer, se disputó el domingo 25 de junio en lo alto de las montañas de Colorado. Participaron en la carrera más de 80 pilotos divididos en 12 categorías de coches, motocicletas, quads y camiones. Romain Dumas completó la carrera en 9 min 5,672 s, marca que le sirvió para alzarse con la segunda victoria consecutiva en la montaña, tercera de su carrera. ¡Enhorabuena a un auténtico campeón!

Los participantes salvan un desnivel de 1440 metros (4720 pies) en un trazado de 19,99 kilómetros (12,42 millas) que contiene 156 traicioneras curvas. Pero incluso en unas condiciones tan penosas, el ganador solo precisó 9 minutos para cruzar la línea de meta situada entre las nubes, a 4 300 metros (14 115 pies) de altitud. Sin duda, una asombrosa hazaña. A estas altitudes, la presión atmosférica supone una auténtica dificultad tanto para el piloto como para el motor, una verdadera experiencia #dontcrackunderpressure.

La carrera Pikes Peak nació en 1916, el mismo año que TAG Heuer lanzó su primer Mikrograph, el primer cronógrafo con precisión de una centésima de segundo. Estos cronógrafos de calidad extremadamente alta se usaban en eventos deportivos de todo el mundo.

La Pikes Peak International Hill Climb (PPIHC), también conocida como "La Carrera hacia las Nubes", se ha convertido en toda una leyenda al ser la segunda carrera para coches y motocicletas más antigua de los Estados Unidos. Una de las características que distinguen a esta carrera es el cambio de densidad atmosférica a medida que el trazado asciende hacia la cumbre de la montaña. La línea de salida se encuentra a una altitud de 2862 metros (9390 pies), donde la densidad de la atmósfera es un 71 % la densidad a nivel del mar, lo cual reduce las prestaciones del motor de manera proporcional. Cuando los pilotos alcanzan la cumbre, situada a 4302,25 metros (14 115 pies), el par habrá disminuido al 59 % de su rendimiento óptimo. A esta altitud, la capacidad de aceleración de los vehículos se ha reducido a aproximadamente la mitad.

Además de la afectación a los motores, a altitud de la PPIHC tiene también efectos adversos sobre el organismo de los pilotos. La agilidad mental se ve mermada, los reflejos se ralentizan y los músculos se agarrotan debido a la reducción de los niveles de oxígeno durante la rápida ascensión. Los pilotos deben decidir si añadir o no máscaras de oxígeno a un ya de por sí extenso equipamiento en un intento de reducir los dolores de cabeza, mareos y desfallecimiento que reducirán su capacidad de reacción en una carrera con muy pocas barreras de seguridad entre la estrecha carretera y los precipicios cortados a cuchillo.

ATERRADOR ASCENSO A LAS NUBES

MEJORES FOTOSmobile_title_border

ATERRADOR ASCENSO A LAS NUBES

RELOJES INSPIRADOSmobile_title_border