OK
 

TODOS LOS MOVIMIENTOS

"Un reloj tiene alma" - Jean-Claude Biver, director general de TAG Heuer

De igual modo que un motor impulsa a un coche, el movimiento del reloj, también denominado "calibre", es el mecanismo interno que hace que el reloj funcione. Piense en él como el corazón del reloj, encargado de bombear la energía necesaria para que todos los componentes del reloj, desde sus agujas a sus cronógrafos, desempeñen su función en perfecta armonía. Aunque todo reloj de calidad que se precie debe presentar un exterior pulido, es su interior lo que realmente cuenta. 

MOVIMIENTO AUTOMÁTICO mobile_title_border

Un movimiento automático es un movimiento de reloj mecánico que funciona por efecto del movimiento continuo de la muñeca de su portador. 

 ¿QUÉ ES UN MOVIMIENTO AUTOMÁTICO?


Un movimiento automático es un movimiento de reloj mecánico que funciona por efecto del movimiento continuo de la muñeca de su portador. El rotor, un peso metálico en forma de semidisco, pivota libremente alrededor de un vástago, y un movimiento en cualquier dirección ayuda a dar cuerda al muelle principal. A los relojes automáticos no es necesario darles cuerda si se llevan puestos cada día. El reloj se regula mediante un volante en espiral que vibra entre 6 y 8 veces por segundo. El movimiento automático está formado por más de 70 piezas, cifra que se eleva hasta las 230 en el caso del Calibre 360. Aunque es ligeramente menos preciso que los movimientos de cuarzo (en unos pocos minutos al mes), es el más claro exponente de la pericia técnica y la tradición de la relojería suiza.

MOVIMIENTOS AUTOMÁTICOS DE TAG HEUER

Todos los movimientos automáticos de TAG Heuer están fabricados en Suiza y deben cumplir exigentes criterios en materia de precisión para que usted los pueda lucir en la muñeca. Su alta frecuencia garantiza una precisión mecánica excelente. Muchos de los movimientos automáticos de TAG Heuer cuentan con la certificación del Control Oficial Suizo de Cronómetros (COSC). La certificación supone el reconocimiento definitivo de su precisión y fiabilidad.

 

RESERVA DE MARCHA

Sabemos que no desea perder tiempo en recargar su reloj, de modo que nos hemos asegurado de que su reloj le satisfaga. Los movimientos automáticos de TAG Heuer disponen de una reserva de marcha de entre 42 y 48 horas, dependiendo del modelo. Esto significa que, una vez se les ha dado cuerda completamente, pueden seguir funcionando durante casi dos días completos  sin que sea necesario llevar puesto el reloj. También puede dar cuerda al muelle principal desenroscando la corona manualmente y tirando de ella suavemente hasta la posición 1. Nota: no olvide volver a enroscar la corona hasta la posición 0.

 

CUIDADOS DEL RELOJ


Nuestros relojes se han diseñado para funcionar de forma continua, pero el movimiento de un reloj automático requiere un mantenimiento regular para conservarlo en perfecto estado. Con los cuidados adecuados, funcionará perfectamente y durará generaciones. TAG Heuer recomienda realizar el mantenimiento del reloj una vez cada dos años, además de la prueba de estanquidad anual. Todos los relojes cuyo mantenimiento se realice en un centro de servicio TAG Heuer gozan de una ampliación de garantía de un año. 

MOVIMIENTO ACCIONADO POR CORREAS mobile_title_border

La transmisión accionada por correas patentada consta de un relé de alto rendimiento con cinco microcorreas graduadas cuya tensión se controla mediante dos tensores.

UNA INVENCIÓN REVOLUCIONARIA

En 2009, TAG Heuer revolucionó la industria relojera con la invención de la primera transmisión accionada por correas. Este hecho marcó una revolución en el arte de la relojería de la mano de dos innovaciones de la marca: 1. Sustituimos los piñones del movimiento mecánico tradicional por un relé de cinco correas graduadas. 2. Rompimos todos los moldes planteando un nuevo y radical diseño que combina automovilismo y relojería: en vez de girar, el peso lineal se desplaza hacia arriba y abajo a lo largo de un circuito de cilindros en V inspirado en el diseño de los motores de competición de alto rendimiento. 

 

LA REVOLUCIONARIA TRANSMISIÓN ACCIONADA POR CORREAS

La transmisión accionada por correas patentada consta de un relé de alto rendimiento con cinco microcorreas graduadas cuya tensión se controla mediante dos tensores. Las correas graduadas de la transmisión son de poliéter bloque amida, tienen un grosor de 0,07 mm y son 10 veces más pequeñas que cualquier otra correa jamás fabricada.

 

REINVENTANDO LOS SISTEMAS DE TRANSMISIÓN DE ENERGÍA Y CUERDA AUTOMÁTICA

Se registró una segunda patente para la innovadora masa lineal, que sustituye a la clásica masa oscilante. El lingote de tungsteno de 12 gramos, montado sobre los rodamientos de bolas más pequeños del mundo, se desplaza hacia arriba y abajo entre dos pares de barriletes en forma de V (de ahí el nombre V4). Los barriletes forman un ángulo de +/- 13 grados, al igual que los cilindros de un motor de competición de alto rendimiento.

 

DISEÑO RADICAL

El Monaco V4 de nuestros días combina modernidad y tradición. Con su forma cuadrada y su cronógrafo automático, el Monaco V4 rinde homenaje a la serie Monaco original, pero además, el cristal de zafiro de su esfera y su fondo de caja constituyen una elegante novedad a través de la cual pueden admirarse la complejidad de su diseño y la intrincada evolución de nuestra forma de hacer relojes.

MOVIMIENTO ELECTROMECÁNICO mobile_title_border

El Calibre S propone un nuevo método de medición y lectura del tiempo por medio de sistemas bidireccionales mecánicamente independientes pero sincronizados

EL CALIBRE S: UNA APASIONANTE INNOVACIÓN.

En TAG Heuer siempre hemos visto las cosas de manera diferente, y el Calibre S acerca nuestro enfoque vanguardista a la siguiente generación. El Calibre S propone un nuevo método de medición y lectura del tiempo por medio de sistemas bidireccionales mecánicamente independientes pero sincronizados. Es preciso, práctico y elegante. Combina la meticulosidad de la tecnología del cuarzo con la sofisticación y la complejidad de la relojería mecánica. El Calibre S, un reloj complejo y bello que incluye más de 250 componentes, constituye la primera generación de relojes analógicos desarrollada en siglos.

 

UNA ESFERA REVOLUCIONARIA

En TAG Heuer siempre mantenemos la atención en la carretera. Esta revolucionaria tecnología se inspira en el instrumental de los automóviles deportivos, de los que toma el uso de micromotores bidireccionales e indicadores de 160°. Estos indicadores, ubicados a las 4:30 y las 7:30, muestran informaciones tales como un calendario perpetuo o un contador de centésimas de segundo.

 

UNA REVOLUCIÓN FIABLE

No nos hemos limitado a inventar algo nuevo; lo hemos probado una y otra vez para asegurarnos de que nuestro asombroso descubrimiento no se viniera abajo. Este avance de TAG Heuer precisó un esfuerzo adicional para minimizar el peso de las piezas y los materiales con el fin de maximizar la precisión y garantizar una inercia perfecta. El Calibre S acumuló 12 000 horas de pruebas que incluyeron simulaciones de aceleraciones, golpes y exposición a temperaturas extremas. El camino fue largo y duro, pero TAG Heuer no realizó ninguna concesión en cuanto a la calidad y el rendimiento del Calibre S, ahora montado en las series Aquaracer y Link. Las agujas centrales muestran el tiempo transcurrido medido por el cronógrafo (horas, minutos y segundos). Los dos contadores centrales muestran la fecha en el modo Reloj, y centésimas de segundo en el modo Cronómetro.