INDY 500

Templo de la velocidad, señores del anillo

UN POCO DE HISTORIAUN POCO DE HISTORIA

El sabor y el sonido de la furia. En la Indianapolis 500 reinan por encima de todo la velocidad y la sed de decibelios. Sus participantes solo tienen un propósito: batir el récord de vuelta rápida y alcanzar la victoria.

La Indianapolis 500 es la más brutal de las carreras automovilísticas que se celebran en Estados Unidos. El visor del casco abatido, las manos aferrando con firmeza el volante, los pilotos calentando los neumáticos, sus bólidos listos para la batalla. Aunque los motores consumen gasolina, la atmósfera es eléctrica. La adrenalina y la presión alcanzan las más altas cotas antes de que el juez de salida dé luz verde a los ruidosos bólidos. Estos demonios de la velocidad son rápidos como balas y alcanzan velocidades increíbles. Cada vuelta al anillo es una búsqueda permanente del mejor tiempo, y cada segundo ganado es, en sí mismo, una victoria. Esta es una carrera contra el tiempo, en la que aguantar la presión resulta vital. La Indy 500, una cita imprescindible para todos los entusiastas del automovilismo, se celebra cada año en el fin de semana del Día de los Caídos. El último ganador, Alexander Rossi, representa, con sus 24 años, el futuro de la competición.

INDY 500

MÁS INFORMACIÓNmobile_title_border