Innovaciones

1916

Mikrograph y Microsplit: una precisión de 1/100a de segundo

TAG Heuer inventa el 'Mikrograph' y el 'Microsplit', los primeros cronómetros deportivos del mundo dotados de una precisión de 1/100a de segundo. El 'Microsplit' puede medir dos eventos simultáneamente gracias a su aguja ratrapante (fly-back). Estos nuevos desarrollos revolucionaron la ciencia, la industria y el universo de la relojería y contribuyeron a que TAG Heuer se convirtiese en proveedor oficial de instrumentos de cronometraje de los Juegos Olímpicos de 1920.