Pulido

La  superficie  del  metal  se  pule  para  obtener  el  resplandor de un espejo. Gracias a un avivamiento final realizado a mano, se logra que la superficie  refleje  la  luz  a  la  perfección.  El  acabado  pulido  es  muy  delicado  y  se  raya  antes.  En  caso  de  que  el  reloj  vaya  a  utilizarse  de  forma  intensiva,  se  aconseja elegir un metal con tratamiento satinado  en la superficie.

 

{$content}