Saber hacer relojero

Investigación y Desarrollo

Los profesionales de la industria suelen decir a los responsables de I+D de TAG Heuer que no deberían reinventar la rueda y que no es posible hacer lo que hacen. No obstante, los equipos de I+D de TAG Heuer han hecho siempre las cosas a su manera. Su necesidad de desafiar constantemente los principios establecidos de la relojería ha dado lugar a las creaciones más innovadoras de la marca a lo largo de su historia.

Durante sus 150 años en la vanguardia de la alta relojería suiza, TAG Heuer ha “reinventado la rueda” a menudo. Una de las primeras patentes de la marca fue la que obtuvo Edouard Heuer en 1887 por su piñón oscilante: un gran hito de la relojería moderna y aún hoy un elemento vital en la mayoría de los cronógrafos mecánicos.

La política de I+D de TAG Heuer consistente en reinventar progresivamente los principios básicos de la relojería: la  energía, la  transmisión y la regulación, desde el arraigo procurado por su impresionante legado, les empuja siempre hacia adelante en este nuevo milenio.

Y como ejemplo podemos mencionar el Concept Watch de 2010, el TAG Heuer Pendulum Concept, que presenta el primer oscilador en un movimiento mecánico sin espiral. Desde 1675, el dispositivo regulador de todos los relojes mecánicos se basa en un sistema de rueda de volante y espiral. En el Pendulum Concept de TAG Heuer, la espiral tradicional se sustituye por un muelle “invisible” o virtual derivado de imanes.

Combinando los talentos y habilidades de diseñadores, de ingenieros de producción y calidad, y de otros especialistas en relojería, o en sectores como el automóvil y la medicina, TAG Heuer es capaz de "pensar fuera de la caja". Las nuevas ideas suelen requerir años de esfuerzo concentrado antes de dar frutos.

Esto es lo que ocurrió con el sensacional Monaco V4 Concept Watch de TAG Heuer, tras cinco duros años de diseño en laboratorio, simulación y elaboración. Para su creación, los ingenieros de TAG Heuer sustituyeron la transmisión tradicional basada en piñones y ruedas dentadas por una transmisión mecánica accionada por correas totalmente novedosa. El reloj Monaco V4 se convirtió en un éxito comercial a finales de 2009, tras el lanzamiento en edición limitada de 150 unidades de “Alta Relojería”.

{$content}