21 AGO. TAG Heuer, Cronometrador Oficial de Ferrari en los años 70, colabora con los creadores de Rush

TAG Heuer, cronometrador oficial de Ferrari durante la década de los 70, ha colaborado con los creadores de Rush para recrear con la máxima precisión el glamour y el sex appeal de la edad de oro de la Fórmula 1

La película Rush, del director Ron Howard, galardonado con un premio de la Academia®, y protagonizada por Chris Hemsworth y Daniel Brühl, recrea con el máximo rigor histórico el mundo de las carreras de Fórmula 1 tal y como era en 1976. Todos los elementos, desde los bólidos hasta la indumentaria, han sido objeto de una meticulosa investigación. Hollywood no había recreado con tanto realismo la intensidad y el glamour del deporte más vertiginoso del mundo en ninguna otra película desde Le Mans, el clásico de los 70 protagonizado por Steve McQueen.

No es, por lo tanto, ninguna sorpresa que TAG Heuer haya jugado un papel fundamental en la estética de ambos filmes.

En Le Mans, McQueen, que interpretaba al piloto Michael Delaney, lucía el escudo de Heuer en el mono, el casco y el bólido. Cuando el departamento de vestuario le pidió que eligiera entre una serie de relojes deportivos de lujo, el actor optó por el cronógrafo Heuer Monaco de caja cuadrada, el mismo que lucía su amigo y patrocinador oficial de Heuer, el gran piloto suizo Jo Siffert.

En Rush, los colores y el escudo de Heuer pueden verse en los monos de Niki Lauda (interpretado por Daniel Brühl), su compañero de escudería Clay Regazzoni (Pierfrancesco Favino) y todos los demás miembros de la Scuderia Ferrari, exactamente igual que en 1976. La Manufactura suiza, líder mundial en la fabricación de prestigiosos cronógrafos de la máxima calidad desde 1860, se convirtió en 1971 en el Cronometrador Oficial de Ferrari. Durante la década de los 70 (la edad de oro de la Fórmula 1), todos los pilotos de Ferrari llevaron un cronógrafo Heuer con su nombre y grupo sanguíneo grabados en la caja.

En Rush pueden apreciarse los colores de la marca engalanando una vez más el circuito de Nürburgring, durante el Gran Premio de Alemania; el circuito de Monza, en la disputa del Gran Premio de Italia; y la carrera que clausuraba la temporada, celebrada en el Circuito de Fuji, en Japón. Además, TAG Heuer prestó al equipo de producción de la película los dispositivos de cronometraje de Fórmula 1 usados en aquella época. Estos dispositivos, desarrollados por Jack Heuer para Ferrari, fueron los primeros capaces de medir milésimas de segundo y posteriormente fueron adoptados por la mayoría de las escuderías del campeonato.

Más información