INDICACIÓN SIMPLE Y DE UN VISTAZO DE LA 1/1000ª DE SEGUNDO

Crear un cronógrafo mecánico que mida la 1/1000ª de segundo requiere una minuciosa labor de ingeniería. Conseguir que resulten fácilmente legibles - las décimas, las centésimas y las milésimas de segundo y minutos de un vistazo - requiere mucho más.

La aguja central saltante del Mikrotimer Flying 1000 realiza la asombrosa cifra de 10 rotaciones por segundo, indicando la 1/1000ª de segundo y la 1/100ª de segundo en una escala situada en la parte exterior de la esfera, que dispone de 100 graduaciones en 360º. Una segunda aguja central, más pequeña, señala los minutos (patente TAG Heuer en trámite) y un doceavo de minuto en una escala de 150 segundos. Un contador situado a las 6, calibrado a 5 segundos, indica la 1/10ª de segundo.

Este singular sistema de indicación mediante esferas permite una lectura directa e inmediata de los minutos, los segundos y las milésimas de segundo, convirtiéndolo así en el único cronógrafo mecánico apto para eventos deportivos como la Fórmula 1, donde una precisión a la 1/100ª de segundo es esencial. Y, por encima de todo, se trata de una de las "Grandes Complicaciones" más asombrosas jamás desarrolladas en el ámbito de la relojería mecánica.

{$content}