TAG Heuer Carrera 1887

Gran Premio de Relojería de Ginebra

Este cronógrafo TAG Heuer de manufactura propia obtuvo el premio La Petite Aiguille 2010 al mejor reloj en el Gran Premio de Relojería de Ginebra de 2010.

El Gran Premio de Relojería de Ginebra es el galardón más prestigioso otorgado por la industria relojera suiza. El galardón "La Petite Aiguille" distingue al mejor reloj del año en la categoría de menos de 5.000 francos suizos ($5.166 dólares). Esta es la sexta vez en los últimos 10 años que TAG Heuer obtiene dicho galardón, que reconoce la perfección de su ingeniería y su diseño.

"Se trata de una gran victoria para TAG Heuer y para nuestro presidente honorario, Jack Heuer," dijo Jean-Christophe Babin, presidente y CEO de TAG Heuer. "Jack es el genio creativo al que debemos muchas de nuestras piezas más representativas, como el Monaco, el Silverstone y, por supuesto, el Carrera. Él fue quien, allá por 1964, diseñó el primer Carrera, un reloj que ha visto pasar ante sí cada nueva generación. Esta nueva versión rinde tributo a ese legado. Es un "gran clásico" reinventado con ocasión del 150º aniversario de TAG Heuer, fiel al original en diseño y espíritu, pero con un nuevo y radical "motor": el Calibre 1887, que lo convierten en un cronógrafo digno del tercer milenio en términos de tamaño, calidad, prestaciones técnicas y precisión".

El cronógrafo TAG Heuer Carrera 1887 fue desarrollado, y actualmente se fabrica y monta, en la modernísima planta de TAG Heuer en Suiza.

Su componente estrella es el Calibre 1887. Un nuevo y contemporáneo movimiento cronógrafo mecánico desarrollado por TAG Heuer. No es muy diferente, pero sí más eficiente. Un nuevo clásico en la tradición de los relojes Carrera.

"El cronógrafo TAG Heuer Carrera 1887 refleja a la perfección la preeminencia de TAG Heuer en el materia de fabricación de movimientos mecánicos y cajas de relojes," declaró Jack Heuer. "Hemos invertido tres años en el diseño y el desarrollo del movimiento en un taller integral, dotado de maquinaria y robots de última generación y de fabricación suiza capaces de realizar estampados, fresados y acabados con precisión micrométrica. Nuestra avanzada ingeniería nos permite producir auténticos movimientos de manufactura a un coste muy competitivo que encaja a la perfección con la famosa política de 'coste justo, precio justo' de TAG Heuer.

GRACIAS AL JURADO