Innovaciones

2011

Monza

En el universo de las carreras automovilísticas, las carreras más rápidas se disputan, sin lugar a dudas, en el circuito de Monza, sede del Gran Premio de Italia del campeonato del mundo de Fórmula 1. El vínculo de TAG Heuer con este legendario circuito se remonta a un caluroso día de septiembre de 1975: el piloto suizo Clay Regazzoni finalizó la carrera de Monza en primera posición y su compañero de equipo Niki Lauda acabó tercero, una posición que le bastó para proclamarse campeón mundial de Fórmula 1 con Ferrari. El nombre “HEUER” lucía en la carrocería de los dos bólidos de Ferrari, puesto que la marca era el cronometrador oficial de la escudería desde 1971. Para celebrar esta gran victoria, Jack Heuer reformó un modelo de 1930 con forma de cojín y lo comercializó en una serie limitada especial. El nuevo e impresionante cronógrafo, dotado de un movimiento Calibre 15 de alta velocidad, llevaba el nombre “MONZA” sobre el logotipo HEUER en la parte superior de la esfera. Hoy día, es uno de los relojes más codiciados de la marca.