Saber hacer relojero

Fabricación

El espíritu innovador y vanguardista de TAG Heuer no sólo reside en la originalidad de sus creaciones, sino en la manera de fabricarlas y ensamblarlas.
La alta relojería suiza combina la artesanía manual con la tecnología más avanzada para garantizar calidad, precisión y una sofisticación imperecedera.

Trabajo artesano
Gran parte de la excelencia de TAG Heuer depende del talento de sus hombres y mujeres. Los expertos relojeros de TAG Heuer han ido desarrollando su destreza a lo largo de varias generaciones. Estas habilidades son absolutamente necesarias para las delicadas operaciones de montaje. Los maestros relojeros de TAG Heuer construyen con sumo cuidado ruedas y piñones, casi invisibles para el ojo humano, y montan agujas en torno a un eje de una décima de milímetro de diámetro. La formación de estos cualificados artesanos ha requerido una gran inversión, dando lugar a la creación de la escuela de relojería TAG Heuer.

Tecnología
Inspirándose en otros sectores de alta tecnología, TAG Heuer ha desarrollado una revolucionaria línea de fabricación semiautomática. Un programa informático de alto rendimiento controla individualmente cada uno de los movimientos relojeros a medida que se procesan en la línea. Tras pasar por un puesto de trabajo, el movimiento se envía automáticamente al puesto siguiente, bajo un control total de los artesanos. Esta combinación de trabajo artesano, automatización de alta tecnología y materiales de la era espacial permite crear productos excepcionalmente innovadores.

Innovación
Uno de estos productos innovadores es el Calibre 1887, un nuevo movimiento cronógrafo de manufactura y montaje propios. El Calibre 1887 es una versión audaz y actualizada del piñón oscilante y de la rueda de columnas TAG Heuer creados en 1887. Con una frecuencia de oscilación de 28.800 alternancias por hora, este movimiento de 29,3 mm dotado de 39 rubíes, posee 320 componentes, y constituye un logro impresionante de ingeniería mecánica. Con este cronógrafo de manufactura propia, TAG Heuer, el único fabricante de relojes suizo capaz de dominar la precisión de una décima y una centésima de segundo en movimientos cronógrafos mecánicos, sigue demostrando por qué es el líder incontestado en cronometraje de precisión.

{$content}