Saber hacer relojero

Laboratorio de diseño

Todo empieza con una chispa, una sinapsis que centellea en la oscuridad. La chispa prende y se convierte en una tormenta, un torbellino de ideas surgidas de algunas de las mentes más preclaras del mundo del diseño. En el laboratorio de diseño, cada nuevo reloj TAG Heuer nace de un proceso de tormenta de ideas. Para obtener las respuestas correctas es preciso hacer las preguntas adecuadas. Durante la tormenta de ideas de la que surgió el concept watch Monaco V4, los diseñadores se preguntaron: “¿Cómo podemos reinventar por completo el mecanismo básico de rueda y piñón de un reloj? La respuesta fue: "el Monaco V4 y su revolucionaria transmisión mecánica accionada por correa".

De la tormenta de ideas emerge una forma, un esbozo inicial hecho a mano que plasma las líneas básicas de un nuevo TAG Heuer. A continuación, el esbozo adquiere volumen en forma de modelo en 3D, a partir del cual se crean varios prototipos que se someten a exhaustivas pruebas. Mientras tanto, el equipo de desarrollo de productos examina las especificaciones técnicas del diseño. Su trabajo consiste en dar respuesta a algunos de los problemas fundamentales que se plantean en el campo de la relojería de precisión: ¿Cómo se alimentará el reloj? ¿Cómo transmitirá la energía almacenada? ¿Qué materiales garantizan los grados de precisión, fiabilidad y calidad que se requieren a largo plazo? El vanguardista diseño del movimiento cronógrafo Calibre S, por ejemplo, exigió a los expertos de TAG Heuer un esfuerzo especial para reducir al mínimo el peso de las piezas y los materiales con el fin de maximizar la precisión.

 

Albert Einstein dijo: “Si una idea no es absurda al principio, entonces no merece la pena”, palabras que el personal del laboratorio de diseño de TAG Heuer se toma muy en serio. Y es esa habilidad para saltarse las barreras de los convencionalismos y adentrarse en lo desconocido lo que permite a los equipos de diseño de TAG Heuer estar situados permanentemente a la vanguardia de la innovación: un hecho que se ve constantemente recompensado con el reconocimiento de la profesión y el éxito comercial. Recientes colaboraciones con el diseñador Christophe Behling en modelos como el Monaco Calibre 360 LS Concept Chronograph (galardonado con los prestigiosos Gran Premio de Relojería de Ginebra,  premio Red Dot y galardón a Diseño de producto iF) o el Grand Carrera Calibre 36RS Caliper Chronograph (Gran Premio de Relojería de Ginebra en 2008 y Mejor cronógrafo del año en el Salón Internacional de Alta Relojería (SIAR) 2008) demuestran una y otra vez por qué TAG Heuer se mantiene siempre a la vanguardia de la relojería suiza.