CARRERA CALIBRE 1887
CRONÓGRAFO AUTOMÁTICO
43mm Antracita con efecto de rayos de sol COCODRILO Correa

TAG Heuer CARRERA

CALIBRE 1887
CRONÓGRAFO AUTOMÁTICO
43 mm

REF: CAR2A11.FC6313

Este reloj, impulsado por el movimiento de manufactura propia Calibre 1887 e inspirado en el diseño del Calibre 16, es un cl&aac…

Este reloj, impulsado por el movimiento de manufactura propia Calibre 1887 e inspirado en el diseño del Calibre 16, es un clásico renacido. El bisel de cerámica extremadamente sólida y el fondo de caja de cristal zafiro resistente a los arañazos protegen la caja de 43 mm de acero pulido y satinado. La impresionante esfera está disponible en un discreto negro o en elegante antracita con efecto rayos de sol, mientras que un nuevo brazalete en forma de H aporta un toque de estilo adicional. Hay también disponible una versión aún más deportiva, con caja de titanio arenado de grado 2 con revestimiento de carburo de titanio negro y correa de piel de cocodrilo negra con textura “soft touch”, un elegante pespunte y forro de color rojo competición.

Funciones y características

Tratamiento antirreflectante por ambas caras del cristal Para una mejor legibilidad
Todos nuestros modelos están equipados con cristal zafiro procedente del recorte en láminas pulidas de un bloque de zafiro obtenido mediante la fusión y la cristalización de la alúmina. El zafiro posee una dureza tal que sólo puede rayarlo el diamante.
Tres contadores: segundero pequeño, contador de minutos y contador de horas
Realce abierto y números de gran tamaño Facilita la lectura de los segundos
Brazalete con doble cierre de seguridad. Con pulsadores fáciles de usar
Contador de segundos central
Ventanilla de calendario a las 3
Estanquidad hasta 100 m Garantizada por rigurosos estándares de fabricación y una serie de pruebas muy estrictas
Fondo transparente de cristal zafiro Permite admirar el calibre TAG Heuer en movimiento
Todos nuestros modelos están equipados con cristal zafiro procedente del recorte en láminas pulidas de un bloque de zafiro obtenido mediante la fusión y la cristalización de la alúmina.
El zafiro posee una dureza tal que sólo puede rayarlo el diamante.
Corona con el logotipo TAG Heuer grabado
Cristal zafiro abombado resistente a los arañazos
Bisel de cerámica con escala taquimétrica

Calibre 1887

Descripción

TAG Heuer Calibre 1887. Swiss Made.
Calibre automático.
Diámetro: 29,3 mm (13’’’) — 39 rubíes.
Ajuste rápido de la fecha.

Prestaciones técnicas

Frecuencia de oscilación del volante: 28,800 alternancias/hora (4 Hz). Reserva de marcha: aprox. 50 horas, aprox. 40 horas en modo cronógrafo.

Indicaciones

Horas— minutos— segundero pequeño a las 9. Contador de minutos a las 12 y contador de horas a las 6. Fecha a las 6.

Decoración

Masa oscilante: "Côtes de Genève" e inscripción "TAG Heuer — Calibre 1887 — Swiss Made" grabadas.

Materiales y cuidado

CAJA:Acero satinado/pulido
BISEL:Cerámica negra
ESFERA:Antracita con efecto de rayos de sol
CORREA:Cocodrilo antracita
Limpieza

Para conservar el buen aspecto de su reloj y mantenerlo en buen estado de funcionamiento, deberá limpiarlo regularmente de la siguiente manera:

En primer lugar, asegúrese de que la corona esté perfectamente enroscada.

Si su reloj ha sido sometido a una prueba de estanquidad en un centro de servicio técnico TAG Heuer durante los últimos doce meses, puede usar un cepillo suave humedecido con agua jabonosa para limpiar la caja y el brazalete. Si la correa del reloj es de tela, cuero o piel de cocodrilo o de serpiente, procure no mojarla.

Si tiene alguna duda acerca de la estanquidad de su reloj, límpielo con un cepillo suave y a continuación séquelo.

Evite el contacto con productos químicos (disolventes, detergentes, cosméticos, etc.), ya que podrían dañar la pulsera y las juntas de estanquidad.

Condensación

Los cambios bruscos de temperatura pueden provocar una ligera condensación bajo el cristal de su reloj, condensación que desaparecerá al cabo de unos minutos y que no afectará al funcionamiento de su reloj. Si la condensación persiste, póngase en contacto con su centro de servicio técnico

Distribuidor autorizado TAG Heuer.

Estanquidad

La estanquidad no es una cualidad permanente. Las juntas de goma, diseñadas para impedir la entrada de agua, se ven sometidas a una presión constante y con el paso del tiempo se deteriorarán.

Por ello, es muy importante someter a los relojes a una revisión anual para verificar el perfecto estado de las juntas.

Estas minuciosas y exhaustivas pruebas, que incluyen pruebas de presión y bancos de pruebas, se consideran un elemento esencial del cuidado y mantenimiento de nuestros relojes.

AJUSTE

Para todos los movimientos

Asegúrese de que su reloj está perfectamente seco.

Mueva cuidadosamente la corona para efectuar los diversos cambios posibles.

Evite realizar el cambio de la fecha entre las 8:00 pm y las 4:00 am.

Una vez realizados los ajustes, vuelva a empujar la corona hacia el reloj y (según el modelo) enrósquela contra la caja para preservar la estanquidad del reloj.

Para movimientos mecánicos

Cuando un reloj mecánico de cuerda automática no se lleva puesto durante un cierto tiempo, su reserva de marcha (entre 42 y 48 horas, dependiendo del modelo) se agota y el reloj se para. Para volver a ponerlo en marcha, desenrosque la corona si es necesario (depende del modelo) y dé cuerda al movimiento girando la corona entre 30 y 40 vueltas. De este modo, el reloj recuperará la reserva de marcha suficiente para funcionar con normalidad. 

A los relojes mecánicos manuales hay que darles cuerda a diario. Cuando note la resistencia de la corona, habrá dado cuerda al máximo a su TAG Heuer. Es importante que no fuerce la corona de un reloj de cuerda manual para evitar dañar el mecanismo.

Brazaletes/correas de piel

Correas de tela, cuero, piel de cocodrilo o serpiente

Evite todo contacto con el agua (piscinas, baño, ducha, etc.) Tenga en cuenta que, a pesar de sus cuidados y atención, la piel es un material natural vivo cuyo color se desvanecerá ligeramente con el tiempo.

Calidad

UNA  SERIE  DE  60 PRUEBAS Y CONTROLES   SISTEMÁTICOS EN CADA RELOJ. UNA GARANTÍA INTERNACIONAL  DE  2  AÑOS  QUE  OTORGAN  NUESTROS  DISTRIBUIDORES  AUTORIZADOS  UN  SERVICIO AL CLIENTE CON MÁS DE 500 COLABORADORES  EN  TODO  EL  MUNDO.  UNO  DE  LOS MEJORES POSICIONAMIENTOS EN CUANTO  A  FIABILIDAD  DE  LA  INDUSTRIA:  MENOS  DEL  1% DE DEVOLUCIONES.  UNO  DE  LOS SERVICIOS  DE  MANTENIMIENTO Y REPARACIÓN MÁS RÁPIDOS.

 

01 ESTANQUEIDAD

La estanqueidad de un reloj permite proteger los componentes que alberga,  limitar el número de intervenciones y aumentar la longevidad del movimiento.  TAG Heuer realiza pruebas de estanqueidad en condiciones reales del 100%  de  su  producción,  sumergiéndola  en  agua  y  sometiéndola  a  presión.  El   cronógrafo de buceo profesional Aquaracer 500M debe superar la prueba   de las funciones de los pulsadores, que son estancos y accionables hasta  500 metros de profundidad. Para lograrlo ha sido necesaria la fabricación de  un equipamiento especial.

 

02 RESISTENCIA AL ENVEJECIMIENTO CAUSADO POR LA  RADIACIÓN U.V

El calor y la luz suelen alterar las materias plásticas, los barnices  y las pieles. Para evitar que los relojes fabricados por TAG Heuer padezcan los  estragos del tiempo, el laboratorio de calidad realiza pruebas estrictas con los  materiales empleados para comprobar su estabilidad a largo plazo: son sometidos  a una  exposición luminosa correspondiente a la intensidad del sol en pleno verano.  Así pues, los materiales empleados son altamente fiables en  cualquier lugar y época del año. 

 

03 RESISTENCIA A TEMPERATURAS EXTREMAS

La caja de un reloj que se expone durante largo tiempo al sol puede alcanzar  una temperatura superior a los 40°C. Mientras que en invierno, puede tener  que resistir a temperaturas inferiores a 0°C. Para garantizar un funcionamiento  perfecto dentro de intervalos de temperatura de entre  de 0°C a  50°C, TAG Heuer efectúa pruebas de resistencia de los componentes   y de los relojes completos en condiciones tropicales.

 

04 RESISTENCIA A CONDICIONES AMBIENTALES

El  cloro  de  las  piscinas,  el  azufre,  la  transpiración  o  la sal  marina  pueden  atacar el material o reducir  la movilidad de algunos componentes del reloj. TAG Heuer somete a un gran  número de pruebas las cajas de los relojes, las coronas, los brazaletes metálicos, las pieles y los cauchos, para comprobar su resistencia y  la neutralidad perfecta de los  materiales que entran en contacto con la piel. Únicamente  los  materiales que responden al nivel de exigencia son aptos para el uso.

 

05 RESISTENCIA A LA TRACCIÓN 

El hecho de abrir y cerrar el reloj actúa con el tiempo sobre la hebilla de  una correa de piel o el cierre de un brazalete metálico. TAG Heuer  somete los cierres y las hebillas ardillón a tracciones que van de 15 a 20  kilogramos durante 5.000 ciclos y  a  una  torsión  bajo  tensión. Tras  la  realización  de  estas  pruebas,  ningún elemento de los brazaletes o correas debe presentar una deformación  duradera ni desgarros.

 

06 RESISTENCIA A LAS VIBRACIONES 

A diario, durante la práctica de deportes como el ciclismo de montaña, la  Fórmula  1  o  el  motociclismo,  el  reloj  es  sometido  a  movimientos  breves  y  repetitivos,  y  experimenta  vibraciones  muy importantes.  Para probar la precisión del reloj, su robustez o su integridad bajo estas condiciones,
TAG Heuer ha creado una máquina capaz de reproducir estas vibraciones  con una intensidad mucho mayor de lo habitual. Esta prueba no debe alterar  el funcionamiento del reloj ni el de sus componentes, como el brazalete o los  tornillos, ni indicar ningún signo de debilidad.

 

07 RESISTENCIA A LOS IMPACTOS

En  nuestra  vida  diaria,  o  durante  la  práctica  de  un  deporte,  la concentración nos lleva a veces a olvidar que llevamos un reloj puesto en la muñeca.  Realizamos  un  gesto  brusco  y  el  reloj  choca  contra  un  objeto  duro.  Para  evitar que el reloj sufra este tratamiento de choque, TAG Heuer realiza severas pruebas de impacto mediante máquinas especialmente diseñadas para  comprobar que los componentes seleccionados serán capaces de soportar  poderosas ondas de choque asociadas a impactos de gran  intensidad. Estos relojes  no debe presentar ningún  daño mecánico.

 

08 RESISTENCIA AL ENVEJECIMIENTO

Todas  las  funciones  del  reloj  son  sometidas  a  pruebas  que reflejan fielmente, no sólo los gestos habituales del usuario a diario, sino  los gestos accidentales. Así, el bisel giratorio, la corona o los pulsadores son  accionados en más de 5.000 ciclos de función, que corresponden a varios  años de uso del reloj en condiciones normales.

 

09 RESISTENCIA A LA FRICCIÓN

Los relojes de la marca están destinados a acompañar a su propietario en  todas las aventuras de la vida. TAG Heuer realiza pruebas de desgaste acelerado  en  las  cajas,  en  los  brazaletes  y  las  correas  que  permiten,  si  es  necesario,  modificar  el  revestimiento  de  una  caja  de  reloj  o  de  brazalete  metálico para fortalecerlos.

 

10  ANÁLISIS  DE  LAS  MATERIAS  Y  DE  LOS  REVESTIMIENTOS   METÁLICOS

Las aleaciones o los revestimientos decorativos realizados con metales preciosos se controlan sistemáticamente. La fluorescencia X permite analizar las  cantidades de elementos preciosos (quilates) y controlar el espesor de los  revestimientos. Estas pruebas se realizan de manera disociada, pero también  de manera combinada, para disponer de un mejor conocimiento de la vida  real de una pieza. Algo inédito en relojería.

Otros relojes