Una extraordinaria interpretación del emblemático Carrera

El Carrera, el modelo más vendido de TAG Heuer desde 1963, ofrecía la caja ideal para este cronógrafo innovador. Los materiales utilizados son particularmente nobles: tantalio altamente resistente a la corrosión con asas de oro rosa, suntuosa decoración "Côtes de Genève" y una delicada correa de piel de cocodrilo con tacto suave cosida a mano. El contador de los minutos está situado a las 3 horas, el segundero se encuentra a las 6 y el indicador de reserva de marcha destaca a las 12. La aguja central saltante avanza segundo tras segundo en incrementos de 1/10ª y 1/100ª de segundo. Una corona situada a las 3 horas da cuerda al reloj y al cronógrafo; el rotor arma el barrilete del movimiento del reloj, mientras que el cronógrafo se arma manualmente. El movimiento de este reloj posee en total 439 componentes, muchos de los cuales tienen una patenten en trámite y todos, salvo los dos muelles de espiral, han sido fabricados en los talleres de TAG Heuer en La Chaux-de-Fonds.


Actualmente, TAG Heuer desarrolla la primera certificación de precisión del mundo con el fin de servir de complemento al certificado COSC de cronometría (para relojes).

{$content}