Relojes suizos de lujo para caballero y señora
Relojes de caballero y señora fabricados por TAG Heuer

Cada reloj es un dechado de ingeniería de precisión, calidad y tradición deportiva. Este es el linaje de TAG Heuer, un legado sobre el que TAG Heuer asienta su liderazgo mundial en relojes y cronógrafos deportivos de lujo.

Los relojes suizos son famosos por su calidad y precisión. Y en el mundo de los relojes suizos, los relojes de marca para caballero y señora TAG Heuer son famosos no solo por su calidad y precisión, sino también por su diseño de vanguardia y su avanzada tecnología, por una tradición deportiva que inspira la búsqueda de la excelencia, y por la calidad de sus materiales.

Desde 1860, cuando Edouard Heuer abrió su primer taller en las montañas suizas, TAG Heuer ha sido siempre el pionero en el dominio de la precisión de los cronógrafos hasta las más ínfimas fracciones de segundo, y ha asombrado a los clientes y a la industria relojera con relojes como el Mikrograph de 1916, el primer cronómetro deportivo del mundo con precisión de una centésima de segundo. O más recientemente con el Mikrotimer Flying 1000, el único cronógrafo mecánico capaz de medir e indicar las milésimas de segundo. O en 2012, cuando el Mikrogirder Concept Watch maravilló al mundo con su precisión sin precedentes (cinco diezmilésimas de segundo). Hoy, TAG Heuer es la única marca de relojes suizos capaz de fabricar cronógrafos mecánicos y automáticos con esta fenomenal precisión de fracciones de segundo.

A lo largo de su historia, TAG Heuer ha estado siempre a la vanguardia del tiempo en tierra, mar y aire. Las innovaciones de TAG Heuer, desde los indicadores de la fecha a las agujas fly-back, han sido adoptadas por los principales fabricantes de relojes deportivos de lujo de todo el mundo. Fue Edouard Heuer quien inventó en 1886 el piñón oscilante para el Microtimer, un avance ahora fundamental en prácticamente la totalidad de los cronógrafos mecánicos contemporáneos. En 2004, el Monaco V4 concept watch reinventó el tiempo con las correas graduadas y los rodamientos de bolas, lo que le granjeó una muy entusiasta acogida en Ginebra.

Esta tradición de innovación premiada continúa con el TAG Heuer Pendulum de 2010. Un concepto tan revolucionario que subvirtió un principio vigente durante 300 años en la fabricación de relojes: el mecanismo de rueda de volante y muelle de espiral. Por primera vez en la historia de la relojería, las oscilaciones del volante no son generadas por un muelle de espiral, sino por un campo magnético. Una hazaña increíble. ¿De dónde viene la inspiración?

De una herencia rica y una implicación activa en el mundo del deporte. La larga relación de TAG Heuer con el automovilismo ya es leyenda: la escudería Ferrari en la década de 1970, los últimos 25 gloriosos años de McLaren en la Fórmula 1... El TAG Heuer Formula 1, el Monaco, el Carrera y el Grand Carrera Chronograph deben su rendimiento impecable a esta atracción por la velocidad y las prestaciones. Cada reloj es una obra maestra de diseño y fabricación, rendimiento y precisión.

Y del mundo acuático (vela, regatas oceánicas y submarinismo) procede el Aquaracer, el reloj deportivo indispensable. Los miembros del ORACLE Racing Team lucen orgullosos el Aquaracer en sus muñecas en su pugna por alzarse con la Copa América. Los valores del equipo (alto rendimiento y total precisión) se ven reflejados en su relación de colaboración con TAG Heuer.

Esta pasión por el deporte profesional llevó también al desarrollo de un modelo ultraligero, el Professional Sports Watch, y de la emblemática serie LINK. Y TAG Heuer, siempre en busca de la innovación, el rendimiento y el prestigio, se propone llegar aún más lejos. Una carrera en pos de la excelencia que se refleja en sus colaboraciones con campeones deportivos, embajadores de gran prestigio como la tenista Maria Sharapova o el campeón de Fórmula 1 Jenson Button. La glamourosa Cameron Diaz, el emblemático Steve McQueen, el actor chino Chen Dao Ming o el indio Shah Rukh Khan forman también parte de la carismática nómina de embajadores de TAG Heuer, todos ellos poseedores de los valores de integridad, pasión y excelencia que caracterizan a la marca.

Los relojes TAG Heuer para caballero combinan la innovación y el dominio de la precisión propios de la marca con su linaje de competición y materiales de la máxima calidad. Las mujeres también aprecian los valores de TAG Heuer de rendimiento y fiabilidad. Desde sus inicios, TAG Heuer ha diseñado relojes de mujer. Los relojes TAG Heuer para señora emplean materiales de lujo como diamantes, cerámica y madreperla para realzar la feminidad de sus portadoras con diseños elegantes y del máximo glamour.

26 MAY. TAG HEUER Y MÓNACO: REVOLUCIONARIOS DEL TIEMPO, PIONEROS DEL AUTOMOVILISMO

El 24 de mayo, con todas las miradas puestas sobre la más glamourosa de todas las carreras automovilísticas, TAG Heuer celebró su fiesta anual para VIP a bordo de un imponente yate de lujo amarrado en el puerto de Mónaco y adornado con los colores de la marca, a la que asistió todo el personal de la escudería McLaren Mercedes, con la que la Manufactura colabora desde hace mucho tiempo en el mundo de la Fórmula 1.

La notoria relación de colaboración entre TAG Heuer, el líder mundial en cronógrafos suizos de prestigio, y el Club del Automóvil de Mónaco (ACM), el organismo regulador del emblemático Gran Premio, se asienta firmemente en el glamour y en los valores y compromisos que ambas firmas comparten.

TAG HEUER Y ACM: DOS PIONEROS REVOLUCIONARIOS DEL TIEMPO

En 1911, ACM organizó el Rally de Montecarlo, el primer evento automovilístico en reunir pilotos de toda Europa, creado tanto para demostrar que los vehículos propulsados por vapor o gas podían cruzar con éxito el continente en pleno invierno como para dar publicidad a su destino final: Montecarlo, la famosa capital del juego. Ese mismo año, TAG Heuer patentó el Time of Trip, el primer cronógrafo de 12 horas para salpicaderos de automóviles y aeronaves. En 1916, Heuer presentó otro avance que revolucionó la relojería: el primer cronógrafo con precisión de una centésima de segundo. En 1929, ACM organizó el primer Gran Premio de Fórmula 1 de trazado urbano, y 70 años más tarde organizó el primer rally de energías limpias. Ya en nuestros días, en marzo de 2014 tuvo lugar el 15.º Rallye de Monte Carlo des Energies Nouvelles, un nuevo fruto de la colaboración entre TAG Heuer y ACM. En este mes de mayo, sin embargo, todos los focos se dirigen hacia el evento clave de la temporada automovilística: el Gran Premio de Mónaco, nada menos que el 499.º evento automovilístico de TAG Heuer al lado de McLaren Mercedes, su socio de siempre. Este ilustre evento proporciona a TAG Heuer una nueva oportunidad para reafirmar su estatus de marca relojera suiza predominante en la Fórmula 1.

TAG Heuer, la marca relojera de tradición y legitimidad más antiguas en el deporte de la Fórmula 1

Fue la primera marca relojera en patrocinar a un piloto profesional (Jo Siffert, 1969), y cuyos colores, escudo y reloj protagonizaron en 1971 la película Le Mans junto al gran Steve McQueen.

Fue la primera marca relojera en colaborar con uno de los equipos participantes en Grandes Premios (Scuderia Ferrari, 1971-1979), y es la que más veces ha ganado en Mónaco (15 victorias) gracias a su colaboración con McLaren Mercedes, la más longeva de la Fórmula 1 (29 años, desde 1985 hasta la actualidad).

Cronometrador oficial de la Fórmula 1 entre 1992 y 2003 (precisión de una milésima de segundo).

Cronometrador oficial de la Indy Racing League entre 2004 y 2006, y de nuevo en 2014 (precisión de una diezmilésima de segundo).

Colaborador oficial del Club del Automóvil de Mónaco (ACM) en el Gran Premio de Mónaco (de 2011 a la actualidad).

TAG Heuer: la marca relojera que inventó el cronógrafo automovilístico

TAG Heuer forjó el primer vínculo entre bólidos y relojes, a continuación le dio forma y lo perfeccionó, llevándolo a alcanzar cotas desconocidas de lujo y prestigio.

Gracias a su longeva relación con las escuderías, los pilotos y los bólidos más importantes del automovilismo, el indiscutible líder en cronógrafos deportivos de lujo ha elevado la medición del tiempo a niveles de precisión asombrosos: una décima, una centésima, una milésima y cinco diezmilésimas de segundo.

TAG Heuer y MÓNACO: la marca relojera y el Club del Automóvil de Mónaco dan un paso más en su relación

Todos los campeones mundiales de automovilismo, de Juan Manuel Fangio a Jenson Button, han formado parte de la leyenda de TAG Heuer, al igual que casi todas las carreras celebradas en este deporte, entre las que destaca el Gran Premio de Mónaco, la más prestigiosa de todas ellas.

El papel que TAG Heuer desempeña en Mónaco no tiene precedentes en el sector de la relojería suiza. Ha patrocinado a más ganadores en Mónaco que ninguna otra marca en la historia de este deporte. Niki Lauda, Jody Scheckter, Alain Prost, Ayrton Senna, Mika Häkkinen, David Coulthard, Kimi Räikkönen, Fernando Alonso y Lewis Hamilton son los embajadores de TAG Heuer que han cruzado la línea de meta de Mónaco en primera posición.

En 2011, TAG Heuer y el Club del Automóvil de Mónaco firmaron un acuerdo histórico que convertía a la marca relojera suiza en el socio oficial del ACM en materia de relojes, cronógrafos y gafas para su evento más glamouroso: el Gran Premio de Mónaco.

TAG HEUER Y MÓNACO 2014: EN PRIMERA LÍNEA, MARCANDO EL PASO

Como siempre ha sucedido con todos los socios automovilísticos de TAG Heuer pasados y presentes, TAG Heuer no se limita a colocar sus colores en un estandarte y brindar con champagne. Mucho antes de que la carrera dé comienzo, TAG Heuer está abajo en los boxes, trabajando codo con codo con los pilotos y sus equipos.

Este prestigioso evento es el entorno perfecto para presentar la última incorporación a la escudería de TAG Heuer:

el MONACO (37 mm) Calibre 6 Automático 2014 totalmente en negro

Un auténtico revolucionario del diseño y una leyenda del automovilismo que ha perdurado durante décadas: con el lanzamiento del Monaco en 1969, TAG Heuer consiguió dos primicias mundiales, ya que fue el primer reloj estanco con caja cuadrada y el primer cronógrafo automático. Tan solo un año después, el legendario actor Steve McQueen se rindió a su impactante aspecto y lo lució en su película Le Mans, convirtiéndolo en un icono. Ya por aquel entonces muy por delante de su época, en la actualidad, su nueva versión, el Monaco Calibre 6 Automático 2014, sigue estando a la vanguardia de la innovación.

El Monaco Calibre 6 de 2014, tan duro como Steve McQueen y tan excitante como la carrera más prestigiosa del mundo, presenta todos los atributos del universo Monaco. La nueva edición ofrece un estilo irrenunciable y un atrevido aspecto totalmente en negro, con revestimiento de carburo de titanio negro y acabados especiales satinado y pulido en la caja y la corona, una esfera negra con marcadores luminiscentes en blanco y segundero pequeño en rojo de alto contraste, más un subcontador en negro con acabado opalino. La correa de piel de becerro perforada con forro rojo le da el toque final de arrogancia masculina.

Disponible exclusivamente de mayo a septiembre de 2014

CARRERA (43 mm) Cronógrafo Calibre 1887

Monaco Grand Prix Edición limitada

El único e inimitable CARRERA, el primer cronógrafo deportivo diseñado para los pilotos profesionales y los entusiastas de los automóviles deportivos, es el depositario de la incomparable tradición automovilística de TAG Heuer.

El reloj, creado por Jack Heuer en 1963, debe su nombre a la peligrosamente agotadora Carrera Panamericana Mexico Road Race, y formaba parte del equipamiento oficial de los pilotos de Ferrari. En 1970, todos los pilotos de la scuderia (Jackie Ickx, Clay Regazzoni, Mario Andretti, Carlos Reutemann y Jody Scheckter) lucían un Carrera de oro macizo con su nombre y su grupo sanguíneo grabados. Desde entonces lo han lucido los pilotos TAG Heuer más importantes: Alain Prost, David Coulthard, Kimi Räikkönen, Fernando Alonso, Lewis Hamilton, Jenson Button...

Esta nueva incorporación a la leyenda CARRERA, parte del equipamiento oficial de los pilotos de McLaren, rinde homenaje al Gran Premio de Mónaco: el nombre de la carrera está grabado en rojo en su bisel de cerámica con escala taquimétrica, mientras que su logotipo oficial está grabado en el fondo de caja de zafiro, junto con el número de la edición limitada (0001/2.500). Bajo el cristal late el movimiento 100% Manufactura Calibre 1887. La atractiva esfera es de color negro, y está adornada por dos franjas de color gris y una línea roja. Las agujas y los números árabes aplicados a mano lucen un chapado especial en oro negro. La caja de 43 mm es de titanio arenado de grado 2 con revestimiento de carburo de titanio negro. La correa de caucho negro presenta un singular diseño de banda de rodadura inspirado en los neumáticos de F1 de 1963, año de nacimiento del Carrera. Aspecto deportivo junto a una auténtica tradición automovilística, en un exclusivo homenaje a una herencia única.

CARRERA «Salpicadero» (45 mm) cronógrafo Calibre 1887

Este espectacular cronógrafo toma sus rasgos de diseño de los primeros cronómetros de salpicadero de Heuer y del TAG Heuer Carrera Mikrogirder, ganador en 2012 de la Aiguille d’Or, el máximo galardón de la relojería suiza, en el Grand Prix d’Horlogerie de Ginebra. La estética de los cronómetros y el automovilismo clásicos inspiran su esfera negra con efecto «rayos de sol», números árabes aplicados a mano y subcontadores de cronógrafo con contornos de plata pulidos. La caja de 45 mm es de acero arenado, pulido y satinado y de titanio, con bisel y laterales con revestimiento de carburo de titanio negro. El fondo de caja de cristal zafiro ahumado permite contemplar el atrevido movimiento Manufactura Calibre 1887 en acción. La correa de piel de cocodrilo con textura «soft-touch» cuenta con cierre desplegable con revestimiento de titanio negro y pulsadores de seguridad. Este cronógrafo es, en todos los sentidos, un tributo revolucionario a la permanente búsqueda del máximo rendimiento de la Manufactura.

DESCUBRA EL TAG HEUER CARRERA CRONÓGRAFO CALIBRE 1887 43 MM

DESCUBRA EL TAG HEUER CARRERA CRONÓGRAFO CALIBRE 1887 45 MM

DESCUBRA EL RELOJ AUTOMÁTICO MONACO CALIBRE 6 - 37 MM