29 Ene. TAG HEUER Y CAMERON DIAZ, CON ÁNIMO NEOYORQUINO

Nueva York, 29 de enero de 2014


La embajadora de la marca TAG Heuer e icono de Hollywood Cameron Diaz fue una de las celebridades del mundo del espectáculo, la moda y los medios de comunicación que asistieron a la exclusiva fiesta-cóctel que la marca suiza de relojes de lujo TAG Heuer organizó la pasada noche para celebrar la inauguración de su nueva boutique insignia. La celebración dio comienzo con un encuentro bajo rigurosa invitación en la boutique independiente que la marca posee en la prestigiosa Quinta Avenida neoyorquina, en donde una serie de medios de comunicación seleccionados tuvieron la oportunidad de contemplar en primicia las colecciones de relojes exclusivas de la boutique y saludar a Stephane Linder, director general y presidente de TAG Heuer, y a Cameron Diaz. La celebración prosiguió con un cóctel-recepción en el admirado Museo de Arte Moderno, ubicado justo enfrente de la boutique.
"Nueva York, epicentro de la cultura, el ocio y la moda, es la ciudad ideal en la que abrir una boutique TAG Heuer", comentó Stephane Linder, director general y presidente de TAG Heuer, al dar la bienvenida a sus invitados.
"TAG Heuer debía estar en Nueva York, una de las capitales mundiales de la moda y una de mis ciudades favoritas para ir de compras", añadió Diaz, que lucía un aspecto impresionante con su chaqueta Giambattista Valli, sus zapatos Céline y su nuevo reloj TAG Heuer Aquaracer en acero y oro rosa en la muñeca.

TAG Heuer está causando una verdadera conmoción en el mercado, con sus tres establecimientos en París y la próxima apertura de nuevas boutiques insignia en Londres, Milán, Madrid, San Francisco, Los Ángeles, Honolulú, Macao, Singapur y Pekín. Sus cronógrafos y relojes son los más rápidos y precisos jamás fabricados, y se encuentran entre los objetos más codiciados del mercado de artículos de lujo. Algunos de esos objetos pertenecen a la famosa colección CARRERA, una colección inspirada en el automovilismo, que nunca deja de reinventarse desde su primera aparición en 1963 y cuyos aniversarios celebrados durante un año entero han iluminado diversas capitales de Asia, Norteamérica y Europa.