19 NOV. Sexto hombre a bordo del Oracle Team USA Racing AC45 "Coutts" en San Diego

  • Oracle 02

TAG Heuer ha sido una de las marcas relojeras suizas pioneras en la producción de relojes para la navegación, las regatas y el submarinismo. Ya en 1949 la Empresa presentó el "mareógrafo" el primer reloj mecánico de la historia indicador de mareas, que permitía a los navegantes monitorizar las mareas y las correspondientes corrientes, una información importante para ganar o perder una regata. Desde entonces TAG Heuer se ha convertido en la referencia de los relojes y cronómetros superlativos y prestigiosos para deportes acuáticos, tanto bajo el agua como sobre ella, con su mítica y legendaria serie "Aquaracer", nacida en 1979, inicialmente con el nombre "1000 series", a partir de una avanzada idea de Jack Heuer, y desde entonces un importante símbolo de la Marca. En tres décadas la Aquaracer se ha vendido más que cualquier otra colección de TAG Heuer y se ha convertido en el summum del "arte de vivir" informal elegante. Con estanqueidad de entre 300 y 500 metros, la serie Aquaracer abarca el compromiso inigualado de TAG Heuer por una cualidad superior y unas prestaciones atemporales. Gracias a su saber hacer sin parangón, TAG Heuer ha sido uno de los preferidos de los patrones y protagonista de varias Copas América desde 1967, con colaboraciones la última década con Oracle-BMW en 2002, el equipo de China en 2007 y el Oracle Racing "Team USA" para la próxima 34ª Copa América de 2013 y las series mundiales de la Copa América de 2011-12 y 2012-13.

Como antiguo instructor de vela cuando era mucho más joven, sólo puedo apasionarme con la épica y legendaria historia de la Copa América. Se disputó por primera vez en 1851 y, por tanto, se erige como el más antiguo y prestigioso trofeo de la historia de los deportes modernos. Dos veces colaborador de los equipos de retadores en 2002 y 2007, tuve la extraordinaria oportunidad de ser tolerado como el 17º hombre tanto en el USA-76 como el CHN-95, dos gigantescos barcos monocasco IACC de 25 metros y 24 toneladas. Estos barcos gigantes eran más similares a los prototipos LMP 1 de Le Mans que a los Fórmula 1. Tenían una increíble capacidad de navegar contra el viento a unos sorprendentes ángulos de 16 grados, que para cualquier otro velero hubieran significado quedarse quietos de cara al viento. Y aunque la Copa fue extraordinaria, estos barcos competían bastante lejos de las costas y muchas regatas fueron canceladas o aplazadas, de modo que la competición era muy difícil de transmitir, e incluso de comprender excepto para los especialistas. Con su quilla de 19 toneladas sumergida para garantizar las prestaciones con viento de proa, parecían también muy estables para el no especialista, reduciendo un poco la espectacularidad imprescindible para que un deporte sea global y muy seguido. Finalmente, como la siguiente Copa tenía que celebrase entre uno y cinco años después de la anterior, sin ninguna competición entre ambas, a pesar de su gran historia y destacables prestaciones, la competición se mantenía en un nicho muy marginal en comparación con la Fórmula 1, a pesar que los equipos competidores manejaran unos presupuestos igual de descomunales. No era sostenible.

Con el Oracle liderado por Larry Ellison y Russell Coutts venciendo en 2010 la 33ª Copa América y convirtiéndose así en el Defensor encargado de las reglas de la 34ª Copa América en San Francisco en septiembre de 2013, todo ha cambiado para mejor. En primer lugar, y para generar un interés creciente en el público, se crearon las Series Mundiales de la Copa América, con un estilo similar a un campeonato del mundo de Fórmula 1, con siete enfrentamientos en 2011-12 y otros siete en 2012-13 antes de la Copa Louis Vouitton y la 34ª Copa América. Después, los pesados monocascos han dejado su lugar en las series a los ultraligeros y ultrarrápidos multicascos de sólo 1,4 toneladas, con alas "totalmente de fibra de carbono" y propulsados a vela, los AC45, todos ellos fabricados en Nueva Zelanda por el mismo astillero para reducir costes y garantizar unas prestaciones similares. Son los veleros de regatas más rápidos jamás construidos y comparables en todos los sentidos a un Fórmula 1. Su exclusiva combinación de prestaciones, tecnología y diseño les convierte en los colaboradores naturales de TAG Heuer. Posteriormente las normas de la competición hicieron que las carreras fueran "compatibles con la televisión y el público", con una combinación de regatas en flota y uno contra uno, con una duración limitada y una hora de inicio garantizada que, junto con las más modernas tecnologías digitales, permiten seguir las emocionantes competiciones con la misma facilidad que un Gran Premio de Fórmula 1. Sin olvidar un campo de regatas cercano a la costa que permite mucho público, como el que tendremos en San Diego (más de 20.000 personas en la costa), para observar de muy cerca los barcos competidores. Estos veleros más rápidos tripulados por los mejores marinos de la historia del mundo empezaron a competir en Cascais, Portugal, en septiembre de 2011. San Diego fue la tercera ronda de la temporada. Yo tuve la suerte de estar allí y competir durante 25 minutos en "uno contra uno" a bordo del Oracle "Coutts" capitaneado por Darren Bundock, en pugna contra el GreenComm Racing de España. ¡Qué experiencia!


Como "sexto hombre", básicamente aportas el peso (un máximo de 100 kg, al pesar bastante menos la tripulación tuvo que añadir pesos de 20 kg a popa) y se te pide, con amabilidad pero firmemente, que te tumbes en la popa del AC45, sobre una red de seguridad semirrígida y un trozo de cabo a cada lado para intentar agarrarte a algo y no caer al agua. Como cortesía y en aras de la eficiencia, también realizas tu trabajo, cambiando de lado en una sincronía idealmente perfecta con la tripulación cada vez que el barco gira y cambia la dirección del viento. Por lo demás, te limitas a abrir los ojos y admirar las increíbles maniobras del equipo de cinco profesionales de primera formado por un piloto, un táctico y tres miembros responsables de ajustar, bloquear y regular las velas y el gennaker bajo la coordinación del piloto, Darren. Siete minutos antes de la salida los cinco miembros del equipo ajustaron su ordenador de a bordo y las cuentas atrás de sus TAG Heuer Aquaracer Digi-Ana a 420 segundos, observando de cerca al GreenComm e intentando imaginar las mejores opciones posibles de aprovechar los vientos intermedios y rápidamente cambiantes para conseguir una ventaja inicial que les permitiera controlar la carrera. "¡Cinco minutos!", la tensión sube y todo el mundo empieza a concentrarse y a ensayar maniobras para asegurarse de la perfecta sincronía necesaria para vencer. Un segundo perdido significa entre 10 y 15 metros, la longitud del barco y a menudo la diferencia entre el ganador y el otro... Las aceleraciones son extraordinariamente rápidas porque el barco es ligero y la combinación de ala y vela potente y agresiva, como un motor de 800 Nm de par con turbocompresor. El débil viento de 6 nudos se convierte por arte de magia en una velocidad de 19 nudos. Con vientos más fuertes el AC45 puede superar con facilidad los 35 nudos. ¿Quién dijo que la energía del viento no tiene futuro? Un minuto, treinta segundos, el "Coutts" se dirige a toda velocidad hacia la línea de salida, con el GreenComm llegando igual de rápido desde otro ángulo. 5-4-3-2-1...la tensión es extrema pues cruzar la línea 1 segundo demasiado pronto significa una penalización de dos barcos, que perjudicaría seriamente las posibilidades de vencer. De aquí la importancia de la precisión de la cuenta atrás de los cronógrafos TAG Heuer Aquaracer. Sorprendentemente Darren cruza la línea menos de un segundo después del "0", tomando inmediatamente una ventaja de medio barco sobre el GreenComm, tan cercano que el popa I podría virtualmente darle la mano a su piloto. Darren observa los siempre cambiantes vientos para evitar tomar una opción errónea y fuerza al GreenComm a decidirse por una ruta alternativa, que Darren imita inmediatamente como líder de la carrera para mantener el control. El "Coutts" corre ahora a 20 nudos con un ángulo de 30 grados (cinco metros por encima del nivel del agua) hacia la primera boya fijada por el comité de regata. La tripulación prepara el inmenso gennaker para la próxima empopada, que sigue a nuestro primer viento de cara. ¡5-4-3-2-1-0!, el "Coutts" gira sobre sí mismo y pasa a pocos centímetros de la boya con el gennaker perfectamente lanzado y ya acelerando el barco hacia la siguiente boya, bajo los atentos ojos de los barcos del Comité de Regata, los barcos de Louis Vuitton Timing y las muchas lanchas rápidas de apoyo "Protector" utilizadas por Oracle, sin olvidar los cientos de barcos con espectadores que rodean el campo de regatas. Extraordinario. Ahora tenemos una ventaja de cinco barcos y, aunque la cosa ya esté hecha, como profesional del máximo nivel Darren mantiene la máxima presión y concentración hasta la línea de llegada, para ganar con una asombrosa ventaja de 48 segundos. ¡Uauuu! Ha sido toda una experiencia y, en comparación, los barcos IACC parecen muy lentos y pesados. Y hoy la regata era sólo con los AC45 (de 45 pies). En la Louis Vuitton y la Copa América los cambiarán por los AC72, es decir unos multicascos prácticamente el doble de largos y más potentes. Larry Ellison y Russell Coutts han cambiado verdaderamente la competición para mejorarla, para satisfacción de los dos pilotos James Spithill y Darren Bundock. Las Series Mundiales de la Copa América tienen realmente a los "barcos más rápidos con los mejores marinos del mundo". Y TAG Heuer está orgullosa de colaborar con "el mas rápido de los barcos más rápidos y el mejor entre los mejores marinos del mundo", es decir Oracle Racing, Russell, James y Darren. Una experiencia única que nunca olvidaré.

Jean-Christophe Babin, Presidente y Director Ejecutivo de TAG Heuer, el patrocinador oficial de cronógrafos y gafas de sol de Oracle Racing / Team USA / Defensor de la 34ª Copa América.

Principales dimensiones del AC45 "Coutts" (todos los equipos tienen barcos similares)

- longitud del casco; 13,45 metros
- altura del mástil 21,50 metros
- calado máximo 2,70 metros
- desplazamiento. 1400 kg
- superficie del ala. 85 metros cuadrados
- superficie del foque. 48 metros cuadrados
- superficie del gennaker. 125 metros cuadrados
- velocidad máxima. 40 nudos
- tripulación. 5 (+ el "6º hombre" o 100 kg de lastre)

{$content}