Primera transmisión por correas del mundo

En una primicia mundial, el galardonado equipo de maestros relojeros e ingenieros de TAG Heuer sustituyó los platos y piñones del movimiento mecánico tradicional por una transmisión de correas, una compacta sucesión de cinco microcorreas dentadas cuya tensión se controla mediante dos torniquetes. Las correas de transmisión tienen un tamaño similar al de un cabello humano (0,07 mm), haciéndolas 10 veces más pequeñas que cualquier correa jamás fabricada.