KEI NISHIKORI EL CABALLERO GUERRERO

UN SINGULAR CAMINO AL ÉXITO

"Batir récords no depende de la suerte, sino del trabajo duro y la dedicación."

Antes de Kei Nishikori, el tenis en Japón no era más que una curiosidad exótica, un deporte con pocos aficionados y aún menos jugadores.

Entonces llegó «Air K» y todo cambió. Un prodigio a los 6 años, a los 18 se convirtió en el jugador más joven de la historia en entrar en la lista de los 100 mejores jugadores de la ATP y, este año, a la "avanzada" edad de 24 años, en el primer jugador asiático masculino en jugar una final de un torneo del Grand Slam. Kei, la nueva, amable y sonriente cara del tenis japonés, suma cada día nuevos seguidores en todo el mundo debido a que lo reúne todo: una notable velocidad en pista, un revés terrorífico y un servicio y un peloteo desde el fondo de la pista de gran potencia. Pero lo que realmente lo distingue de los demás jugadores es su fortaleza mental y su capacidad para sobreponerse a los contratiempos y no ceder jamás ante la presión.

...COMO TAG HEUER

Kei Nishikori está haciéndose un hueco en el firmamento del tenis mundial a base de victorias sobre sus oponentes.
2014 es el año de la eclosión del mejor jugador japonés de todos los tiempos. Cuando tenía cinco años, su padre le regaló su primera raqueta. A los seis años, la potencia de su golpeo y la precisión de su saque ya habían llamado la atención de la élite tenística japonesa.

El deporte estaba desapareciendo en Japón, eclipsado por el béisbol y el fútbol. ¿Sería este chaval capaz de revivirlo? A los 11, había ganado tres veces el título de su categoría por edad y era el campeón de Japón junior de tenis. Entonces, con 14 años, decidió trasladarse a Florida para entrenar con los mejores del mundo y no comprometer su individualidad sometiéndose a la rígida mentalidad de las instituciones deportivas japonesas. No era el primer jugador japonés en hacer algo así, pero sí fue el primero capaz no solo de soportar la presión, sino de vencerla. A partir de ahí se sucedieron una victoria tras otra, primero en la categoría junior, y en 2007 ya en el circuito profesional. Entonces empezaron las lesiones, una detrás de otra, algunas de las cuales le obligaron a pasar por el quirófano; pero cada vez logró recuperar plenamente la forma. En la edición de este año del Open de Estados Unidos jugó una serie de durísimos partidos bajo un sol de justicia en los que logró derrotar a tres cabezas de serie del torneo, incluido el cabeza de serie número 1 Novak Djokovic. Lo que le impulsaba entonces es lo mismo que le impulsa ahora: el deseo de convertirse en el mejor deportista asiático de todos los tiempos y en el tenista número uno del mundo. Apostamos a que lo logrará, porque Kei Nishikori, al igual que TAG Heuer, es un revolucionario y un rompedor de moldes que rechaza la imposición de límites, se exige al máximo de sus posibilidades y jamás cede ante la presión.

LEER MÁS

OTROS EMBAJADORES

TAG Heuer lleva más de 150 años superando con éxito todos los retos a los que se ha enfrentado. La Manufactura ha puesto en entredicho las convenciones tradicionales de la industria relojera suiza, lo que le ha permitido alcanzar los más altos niveles de precisión y rendimiento. Estableciendo sus propias reglas, escogiendo su propio camino sin dejar nunca de avanzar, sin realizar la menor concesión ni ceder jamás ante la presión, como sus embajadores.