Fangio EL MAESTRO

UN CAMINO SINGULAR HACIA EL ÉXITO

"Siempre hay que luchar por ser el mejor, pero nunca hay que pensar que ya lo eres."

Antes de Juan Manuel Fangio, se creía que los pilotos de Fórmula 1 de treinta y tantos años eran demasiado viejos para ganar una carrera, y mucho menos un Campeonato del Mundo.

Fangio participó en su primera carrera de F1 a los 37. Conquistó cinco Campeonatos del Mundo, demostrando de una vez por todas que la edad no importa; solo el valor y el talento, el deseo de ser el mejor y la voluntad de ceder jamás ante la presión.

...IGUAL QUE TAG HEUER

Fangio se convirtió en una leyenda al ganar el Campeonato del Mundo de pilotos cinco veces. Un historial superlativo, logrado gracias al mayor derroche de habilidad y audacia jamás visto, a cargo del más grande piloto de todos los tiempos.
Fangio, como TAG Heuer, redefinió los límites de su especialidad y jamás cedió ante la presión. Participó en su primera carrera en 1929 a los 18 años en una sucia carretera de su Argentina natal, al volante de un taxi Ford. Pronto venció en el circuito de resistencia más peligroso que haya existido jamás: 10.000 kilómetros de carreteras serpenteantes sin paradas de boxes ni mecánicos por la cordillera de los Andes, de Buenos Aires a Lima (Perú) y de vuelta a Buenos Aires.

El glamour del Grand Prix lo atrajo a Europa, en donde inició la más impresionante carrera jamás conocida por el automovilismo: 24 victorias en Grandes Premios mundiales en 52 participaciones, 29 pole positions y 48 salidas desde la primera línea de parrilla, todos ellos récords aún imbatidos hoy día. Además, posee el mayor número de campeonatos mundiales con el mayor número de equipos: Alfa Romeo, Ferrari, Mercedes y Maserati. Fue precisamente al volante de un Maserati cuando sufrió su peor trance en el circuito de Monza en 1952, al dar una vuelta de campana tras chocar con un banco de arena y partirse el cuello. Fue la fatiga, y no la edad, la causante del accidente, debido a que la noche anterior tuvo que conducir sin parar desde París tras perder su avión después de disputar una carrera en Belfast. Estuvo al borde de la muerte, pero aguantó y regresó de nuevo a los circuitos del Grand Prix la temporada siguiente, que finalizó como subcampeón. Participó en otros cuatro Campeonatos del Mundo, el último de ellos en 1957 a la edad de 46 años. Con 80 años aún conducía: cuando le retiraron el permiso de conducir debido a su edad, retó al departamento de tráfico a una carrera de 400 km entre Buenos Aires y Mar del Plata. Adivine quién gano. El Maestro, el rompedor de moldes; un hombre impulsado por su deseo de alcanzar la grandeza, que siempre rechazó los límites y jamás cedió ante la presión.

LEER MÁS

EMBAJADORES

TAG Heuer lleva más de 150 años superando con éxito todos los retos a los que se ha enfrentado. La Manufactura ha puesto en entredicho las convenciones tradicionales de la industria relojera suiza, lo que le ha permitido alcanzar los más altos niveles de precisión y rendimiento. Estableciendo sus propias reglas, escogiendo su propio camino sin dejar nunca de avanzar, sin realizar la menor concesión ni ceder jamás ante la presión, como sus embajadores.