LA COMPAÑÍA

Palabras del CEO

En 1860, Edouard Heuer, un joven relojero suizo, fundó su propio taller, la Edouard Heuer & Co Watches Company, en St-Imier (Suiza). Edouard tenía una obsesión: dominar el tiempo y explorar las más ínfimas fracciones de esta dimensión misteriosa y mística con la ayuda de complicados instrumentos mecánicos.

Ahora, 153 años después, TAG Heuer fabrica los cronógrafos de alta precisión más prestigiosos del mundo. Es la única Manufactura suiza que usa sus propios movimientos cronógrafos mecánicos para medir intervalos de una décima, una centésima, una milésima y cinco diezmilésimas de segundo. Los sueños de Edouard se han hecho realidad gracias a la incansable búsqueda de la innovación, el apasionado espíritu pionero y la inquebrantable determinación de redefinir los límites de la relojería mecánica de una dinastía de pioneros fundada por el propio Edouard y continuada por su hijo, sus nietos y su bisnieto, Jack Heuer. Jack, uno de los relojeros suizos más innovadores de la historia, ha registrado numerosas patentes y es el padre de avances tan importantes como el legendario Monaco Chronomatic 11 de 1969, el primer cronógrafo mecánico de cuerda automática.

Hoy, nuestros relojeros e ingenieros se mantienen fieles la pasión de Jack por la innovación, poniendo en entredicho constantemente el saber tradicional y llevando a la marca a unos niveles de precisión aún no superados. El revolucionario TAG Heuer Carrera Mikrogirder 10.000ª Concept Chronograph, presentado en Basel 2012, constituye un magnífico homenaje a la visión y a la inspiración de Jack. Es el primer cronógrafo mecánico de la historia capaz de medir y mostrar diezmilésimas de segundo. Este nuevo hito en la historia de la relojería obtuvo el prestigioso premio la Aiguille d'Or en el Grand Prix d’Horlogerie de Genève de 2012, la distinción más codiciada de la relojería de lujo. TAG Heuer ha contribuido con sus singulares conocimientos y habilidades a forjar la leyenda de la relojería suiza, como atestiguan los nada menos que 8 premios cosechados en el Grand Prix d’Horlogerie de Genève durante los últimos 11 años.

En 2013, TAG Heuer inaugura una nueva era. En primer lugar, la marca conmemora el 50 aniversario del Carrera con el lanzamiento de una nueva serie de relojes dotados de movimientos tan prestigiosos como el exclusivo Calibre 1887 de fabricación propia y el Calibre 36. Fiel a su espíritu de ruptura de los convencionalismos establecidos en el mundo de la relojería, TAG Heuer presentó en el Baselworld el TAG Heuer Carrera Mikropendulum, el primer cronógrafo de alta frecuencia controlado por imanes.

Y por último, pero no por ello menos importante, Jean-Christophe Babin, el carismático presidente y CEO de la compañía durante los últimos 13 años, en los cuales consiguió dar un vuelco al destino de la compañía y encaminarla hacia el éxito, ha renunciado al cargo de presidente, cargo que yo, Stéphane Linder, asumiré. La visión continúa. Como nuevo líder de la compañía, me mantendré totalmente fiel a la misma obsesión por la máxima calidad y el estilo atemporal que Edouard Heuer mostró hace 153 años, y garantizaré la perfecta continuidad en la acción del liderazgo con el fin de obtener el máximo rendimiento de toda la energía y dinamismo de TAG Heuer, una marca legendaria por la que yo también siento pasión.

Stéphane Linder
Presidente y CEO

{$content}