BIOGRAFÍA

Juan Manuel Fangio

Espectaculares roces con la muerte, secuestrado por los rebeldes de Castro y, naturalmente, sus logros sin parangón en las carreras de coches: la vida de "El Maestro" Juan Manuel Fangio es tan destacable como el hombre que la vivió.

 

Nacido en 1911 en Balcarce, Argentina, Juan Manuel Fangio abandonó la escuela a los 13 años para trabajar como ayudante de mecánico en un taller local de Studebaker. En 1930, su habilidad como mecánico le ayudó a finalizar carreras de larga distancia, penosas maratones de hasta 109 horas por las salvajes tierras de Sudamérica. Una fatiga permanente y la extrema altura de los Andes no eran los únicos peligros que afrontaban los pilotos. Si tenían una avería y no la podían reparar por sí mismos, podían morir.

 

Campeón Nacional de Argentina en 1940 y 1941, no llegó a los circuitos europeos hasta después de la guerra, cuando no le faltaba mucho para cumplir los cuarenta años. Los brutales accidentes del 48 (su copiloto Daniel Urrutia murió en uno de ellos) y del 52, no fueron suficientes para retirarle. A lo largo de la década de 1950, pasó de Alfa Romeo a Mercedes-Benz y de Ferrari a Maserati, buscando el mejor coche, viviendo una interminable racha de victorias.

 

Al final, en 1957, se retiró con cinco Campeonatos del Mundo de Fórmula 1. Un logro que se mantuvo insuperado durante 45 años hasta la llegada de Schumacher (aunque el porcentaje de Fangio, 46,15%, sigue siendo el mejor de la F1). E incluso Schumacher piensa que el éxito de Fangio se mantiene: campeón en una época en que el deporte dependía más de la habilidad del piloto que de las capacidades de su coche, cuando unas gafas y un casco eran lo único que les separaba de la muerte.

 

Verdadero caballero al volante, Juan Manuel Fangio fue un ejemplo para todo el mundo en la pista y fuera de ella: siempre cortés y dispuesto a ayudar, no sólo a su equipo sino también a sus oponentes.Considerado el mejor de la historia por muchos pilotos de Formula 1, Fangio tenía un talento innato para pilotar que refinó con años de estudios casi científicos. Conduciendo el coche con los mínimos movimientos y una expresión impasible, la absoluta maestría de Fangio elevó las carreras de coches a una forma de arte. Con la pionera precisión de sus relojes y su rica herencia en las carreras automovilísticas, TAG Heuer rinde tributo a Juan Manuel Fangio y al coraje y la pasión de esos primeros héroes.

{$content}